Yo pregunto...

Proyecto 365, dia 187


Ayer vi un programa de esos de policías y ladrones ahora tan famosos cuyo tema central, o sea, la banda criminal en persecución de turno, era un grupo de muchachas con caritas de ángeles, cuerpos delgaditos y cabecitas huecas (la típica belleza de pantalla) que, dirigidas por un hombre con muy buena oratoria y encanto para las mujeres, consiguió convencerlas de que acostarse con otras personas a cambio de dinero, si este dinero luego era usado en alguna causa justa, no era ningún tipo de prostitución sino un muy sano servicio a Dios.

Y justo ayer me enviaron una noticia relacionada con esto de la que se han hecho eco casi todos los blogs y sitios en la web, aunque no he encontrado ninguna fuente realmente seria que corrobore su veracidad. Se trata de las monjitas pajilleras (aquí tienen el link por si quieren leerla) que, con el mismo objeto que las típicas bellezas del programa policiaco, masturban a los soldados heridos. ¿Casualidad? Noooo.

Es un tema viejo y complicado. Saltándonos el caso de las monjitas, siempre han existido personajes con facilidad de palabras y malas intenciones que han sabido aprovecharse de gente joven, inmadura, inconforme, para fines no del todo buenos. El sexo ha sido uno de los objetivos mas frecuentes entre estos casos; el dinero el otro… Y las mujeres, quizás las victimas mas frecuentes. Y lo más raro es que tanto las victimas como los embaucadores suelen creerse su papel y no comprenden cuando alguien les dice que no es del todo correcto lo que hacen.

¿Será que tenemos cierta predisposición para este tipo de rarezas mentales?


Imagen tomada de: De noche con Manny

Comentarios

  1. Pelusita

    Ahora sí que Ave María Puríisma con las "Monjitas pajilleras" (como en México a masturbar nomás le decimos masturbar y aún habiendo leído mucha literatura española, se me olvida qué es una pajilla). Seguro hace falta mucho espíritu de sacrificio -me refiero a las monjas- para dedicarse a semejante trabajito.

    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Marichuy:

    Pues en mi pais tiene un nombre casi que por cada habitante menor de 20, jeje.
    Yo supongo que si te vas a hacer monja, puedas escoger donde quieres oficiar, no? No les deben faltar candidatas!
    Besos!

    ResponderEliminar
  3. A ver, Pelusilla querida, vayamos por partes. Me ha brincado como si tuviera luces pirotécnicas la palabra "correcto" casi al final del texto. Decir que no es del todo correcto es, creo yo, expresar un juicio de valor (a lo mejor era esa tu intención y yo me estoy haciendo pajillas mentales), pero me latería otra palabra ahí (se me ocurre a vuelo de pájaro "sano") porque entiendo que la prostitución, uno de los oficios más antiguos del mundo, tiene muchas razones para existir pues es un ¿producto? de las sociedades, con el que no concuerdo pero que sí entiendo.

    Me fastidia como a ti la degradación que conlleva, no sólo en mujeres pues también los chicos le entran, y toda la parafernalia que has explicado ya en tu nota.

    Sobre las monjitas, pues no he visto el link y no tengo oportunidad de verlo ahora pero me suena lógico si considero todos los escándalos de pedófilos que circulan por ahí. Podría ser o no un sano servicio de Dios, el punto medular, me parece, es por qué está ocurriendo y cómo llegamos hasta ahí.

    Y sobre las rarezas mentales, no creo que sólo tengamos cierta predisposición a ellas sino que el asunto va mucho más allá,

    Perdón por la extensión del comentario pero esta vez, no he podido evitarlo. Un beso bien grande y me quedo con más pendientes de tu blog pero tengo que salir corriendo.

    ResponderEliminar
  4. Paloma, no te preocupes. Los comentarios, largos o cortos, si son producto de la reflexion son bienvenidos... Ese es el proposito de este espacio, el dialogo.
    Me parece que no me exprese bien...

    "Y lo más raro es que tanto las victimas como los embaucadores suelen creerse su papel y no comprenden cuando alguien les dice que no es del todo correcto lo que hacen."

    Con "correcto" en este contexto me quise referir al acto de creerse el papel, o sea, a considerar correcto que alguien los explote o explotar a alguien con un "buen" pretexto. Porque luego les dices algo, intentas hacerles ver que su "guru" no es precisamente un maestro sino un simple chulo, y que ellas no estan limpiando su karma ni son las enviadas de un dios y te buscas su enemistad, te llaman -minimo-loca, y de ser posible te crucifican... (he tenido lamentablemente casos cercanos y he visto el proceso)

    Y si, correcto" implica un juicio de valor. Yo considero que casi cualquier cosa que uno haga es correcta si lo hace con total conocimiento de causas y de consecuencias, no si adopta posturas externas...

    La prostitucion es otro asunto. Como cualquier otro oficio, lo considero necesario. Si bien creo que un cuerpo es algo mas que carne, tambien creo que quienes a eso se dedican sus razones ineludibles tendran... y como a estas alturas se que la vida es dificil, no me atreveria nunca a criticarlos.

    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Lo más difícil, creo yo, no es encontrar ejemplos de todo tipo de oficios y sus consecuencias, sino hallar al mismo tiempo que olvidamos reflexionar (y debatir y aprender) sobre lo que encontramos. Afortunadamente, aquí eso no sucede. Para muestra, los precedentes comentarios.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario