De como a veces tontear da buenos resultados.

Proyecto 365, dia 174

Como se habran dado cuenta, tontear es una de mis aficiones mas queridas y frecuentes. No pasa mucho tiempo sin que mi atencion se vaya tras un bichito lindo que se posa en mi escritorio, o sin que mis manos comiencen a molestarme con esa urgente necesidad de "hacer algo" (entiendase: crear) que las asalta de repente -por lo que mis sesiones de estudio o lectura generalmente sufren varias interrupciones sin las cuales yo creo que serian demasiado monotonas y me llevarian casi al aburrimiento. Y como podran suponer, cuando voy caminando por ahi es raro que no ande mirando las sugerentes formas de las nubes, las piedritas de colores del camino, el caracol en la cuneta o que me detenga absorta por el canto de un pajaro...

Por suerte, este andar tonteando a veces -no pocas- me regala gratas sorpresas, y hace dos dias recibi una de ellas. De regreso a casa, mirando como siempre las plantitas que se enredan en las cercas y crecen los muros a los lados del camino, descubri un racimo de frutas pequeñitas y de un color negro brillante tan atractivo que no pude menos que acercarme... Mmmm!!! Si la Gloria pudiera hacerse dulce, oleria y sabria como aquellas frutitas... porque antes de que mi G tuviera tiempo de detenerme, ya habia yo arrancado una y me la habia llevado a la boca. ¡Que delicia!


Recogi unas cuantas, despues de estar casi segura de que eran moras silvestres, para comer en casa mientras averiguabamos en internet que si, que son moras silvestres tambien conocidas como frambuesas o zarzamoras (las plantas estan llenas de espinas como cualquier zarza) y que tienen mil y una propiedades beneficas para el organismo, ricas en vit. C y en potasio, de gran efecto antioxidante y digestivo... En fin, todo un Regalo en medio de este agobiante verano!

Y ayer volvi por mas, con un frasco en la mano dispuesta a llenarlo de todas aquellas frutitas... Gran cosecha! Lo mejor es que de aqui a finales de agosto (que segun Internet es la temporada de cosecharlas) queda aun muuuucho tiempo y seguramente muuuchas oportunidades de recogerlas y degustarlas.

Comentarios

  1. ¡Cambios! Me gusta el nuevo color y me encanta la colecta, ¡qué maravilla! Sé que he andado medio perdida pero prometo regresar en cuanto logre aterrizar la nave. Un beso con la boca manchada (huella de la travesura cometida).

    ResponderEliminar
  2. un color peculiar para una fruta, de entrada no se me antojan por eso mismo, pero me encantan combinadas en un pie o en un helado... yom yom!

    niña!, no andas comiendo cosas de la calle, que te puedes dar un susto, eh!.
    mi comentario todo ñoño, pero que miedo no saber que te echas a la boca.


    Cambiaste el diseño.. se ve muy bien!

    besos nena

    ResponderEliminar
  3. Pelusita!!!!

    Nuevo color!!! me agrada sorprenderme cada vez, con algo nuevo, una entrada, un nueve Gadyet, Una aplicación...

    ... Frambuesas, me encantan, mi papa siempre nos llevaba a recoger muchas, para después, según el, hacer el un dulce de frambuesa... el cual finalmente terminaba preparando yo

    ResponderEliminar
  4. Alimento muy apreciado por los pájaros que me visitan en casa, sin duda una delicia si logras tomar los que han rebasado el ácido extremo. Pero tomar aún las hojas puede pincharte....

    ResponderEliminar
  5. Pelesita

    Y así nomás, sembradas a la buena de Dios? Qué envidia. Acá en México, solo en invernadero y se han vuelto frutos caros. Me fascinan

    Un beso

    ResponderEliminar
  6. ¡Yom, yom! Deliciosa colecta.... perfecta para un refrescante postre de media tarde.

    Y muy bueno el cambio de imagen, Pelusa. Besos.

    ResponderEliminar
  7. Se corto el cabello tu blog?

    Imaginandome lo que hiciste no pude más que recordar a mi mamá regañandomde y previniendo de que quizas estuvieran envenenadas.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario