Proyecto 365, dia 142: Cuestion Genetica...?






-¿Tu me ves gorda?
El me mira antes de contestar. No mira la parte de mi cuerpo que me preocupa para valorarla, sino a los ojos, tratando de adivinar con qué estado de ánimo ando para saber qué tipo de respuesta darme.
-Bueeenooo… Tienes alguna llantita de mas, ¿no?- dice finalmente titubeando.








¿Por qué los hombres nunca saben la respuesta apropiada? Reconozco que puede ser un poco difícil saber cuál es, porque si me habla de mi llantita termino deprimiéndome –no importa que inmediatamente me diga que era jugando y me jure amor eterno (en ese preciso momento me suena a “no importa que seas una pelota, yo te seguiré queriendo”, y yo quiero que me siga queriendo, si, pero también que me siga deseando)-, y si me dice lo contrario, entonces le acuso de estarme mintiendo y de no querer ayudarme. ¿Por qué seremos tan complicadas? A veces ni yo misma me entiendo, ¡y mucho menos me soporto!
Mil veces me he planteado la necesidad de este tipo de martirio psicológico al que me someto con mas frecuencia de la deseada: me miro al espejo, no me gusta lo que veo, le pregunto a él –que nunca atina con la respuesta- e, invariablemente, termino deprimiéndome, aumentando mi carga de ejercicios y disminuyendo mis ya exiguas porciones en la cena.
Y, por si fuera poco, ahí esta la incontrolable propaganda con la que te inyectan en vena la imagen de la chica de cabellos de oro y medidas perfectas, conduciendo un coche último modelo y pasando sus días con sus amigas en grandes centros comerciales y sus noches al lado de unos chicos muy guapos con barbas incipientes. Es la imagen de la mujer actual, la triunfadora, y si no entras en esos parámetros, deprímete (por supuesto) pero no te preocupes, la siguiente propaganda te dirá donde conseguir lo necesario para transformarte en una de ellas.
Te pasas la vida despotricando contra la tele y la dichosa propaganda, pero no puedes evitar verla. Entonces te miras al espejo y no logras que tu figura coincida con el ideal que acaban de venderte y ahí comienza todo nuevamente…Y menos mal que yo leo mucho, estudio idiomas… ¡Dios mío! ¿Cómo será la vida de aquellas que no piensan en nada más que en su aspecto? Después de todo, tengo suerte…






























Imagen 1: Pablo Picasso, "Mujer ante el espejo"
Imagen 2: Arturo Montoto, "El poder abrazado"
Imagenes 3 y 4: http://estilosdemoda.com/dibujos-de-moda-con-anorexia/

Comentarios

  1. Dos cosas:

    1. Es verdad que la tele es una grandísima hija de puta que nos da estereotipos que debemos ser (el hombre triunfador, por así decirlo) y cuando no los cumples... simplemente te deprimes. A todo mundo le ha pasado, desde los niñitos de la escuela que no son los que sacan dieces hasta los jovenes antisociales que se frustran por no ser tan sociables como las estrellas de la tele.

    2. Ve las llantitas por el lado saludable. No es para que alguien se deprima, sienta mal y quiera suicidar por tener kilitos de más. Pero puede ser un problema de salud, y no neguemos que el hacer ejercicio y llevar una dieta balanceada no solo puede hacernos más bellos y saludables (ajajajajaja) sino levantarnos el ánimo.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Los hombres nunca tienen la respuesta correcta para las mujeres o al menos lo que queremos oír.
    Cuando nos dicen que si es no y cuando no es sí.
    Pobres! si me dan pena...tener que lidiar con el humor de las mujeres,
    eso si que es un verdadero problema.

    De la tele ni hablamos, nefasta, nefasta.

    Saludos y besos.

    ResponderEliminar
  3. MOrinakemi:

    Hace un tiempito (creo que el mes pasado) publique tres textos sobre mis impresiones de la tele... pero esto de la propaganda se me quedo en la manga.
    La llantita, ni hablar! Estoy por creer que es algo predestinado por los astros, jeje.
    Y entre no, busca a una mujer que haga mas ejercicios que yo... Eso de que el ejercicio hace bajar de peso es otro mito. Sobre todo si, como yo, no te puedes negar a un heladito de chocolate... je
    Saludos!

    ResponderEliminar
  4. MasQuerida:

    Verdad que somos complicadas?
    Yo, cuando me doy cuenta de lo contradictoria que puedo llegar a ser, tambien los compadezco...
    Besitos!

    ResponderEliminar
  5. Aveces los silencios y las miradas son egocéntricos,viven tratando de ser mas de lo q realmente son, quieren ser declaración de principios, quieren ser ramo de flores o aveces dulce alago, pero mas q las miradas me quedo con los silencios, por q son sumisos y entregados, son misteriosamente evidentes, quieren ser entrega absoluta... Las miradas son lujuriosas y picaronas, quieren ser propuesta indecente, quieren ser jugueteo entre sabanas...

    por favor, tu ves una mirada escrutadora y leo una declaración de amor y de deseo

    pero yo soy hombre, yo se lo q queremos decir...

    ResponderEliminar
  6. Qué afortunada eres... tienes a quien preguntarle!
    Tienes quien te entregue una linda ilusión... y unas llantitas menos

    ResponderEliminar
  7. Pelu:

    Pero el asunto es el siguiente, cual era la respuesta correcta blindada de toda adversidad que diera en el punto correcto. Descansa sobre el deseo o el amor especificamente?

    ?
    ?
    ?

    ResponderEliminar
  8. Yo también quiero saber la respuesta a la pregunta que plantea Potter. Si la sabes, Pelusa, no te la guardes.

    ResponderEliminar
  9. Hombre que mira atentamente:

    Ya, pero yo soy mujer... y la clave está en que me digan las cosas no en mi lenguaje pero sí en un idioma común. No sé.

    Es que a veces tenemos esos días así, tan contradictorios...

    Saludos!

    ResponderEliminar
  10. Dark Angel:

    Si, tienes razón. Yo también lo sé, pero lamentablemente en esos días me acuerdo tarde de que es una suerte que él esté a mi lado.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  11. Potter e Ivanius:

    Yo creo que cuando una mujer pregunta algo así es porque necesita reafirmar precisamente su femineidad. Quizás una buena respuesta excluiría las palabras y se limitaría a un beso, de esos que no te dejan dudas de que, llantitas y todo, sigues poniéndole la piel de gallina con solo mirarle... Pero eso depende del dia.
    La verdad es que no sería capaz de dar una respuesta concreta para una pregunta como esta... Somos un poquito complicadas, lo sé.
    Besitos!

    ResponderEliminar
  12. Pelusita, yo vivi con alguien durante muchos años que todos los días me decia lo gorda que estaba, ahora me ha costado trabajo sobrellevar eso del peso, sobre todo en este lugar donde trabajo donde veo pasar muchos huesos con cabellos largos despampanantes, pero creo que si encontrare quien aprecie caderas tipo JLo...eso creo :S

    ResponderEliminar
  13. Y las miradas y los Silencios no son comunes??? Claro q lo son...
    En las relaciones esta demás preguntarse Por q el/ella hace las cosas así o asa, la pregunta correcta es quiso el/ella responder la pregunta q le hice?...

    No podemos culpar a los demás de no hablarnos como nosotros queremos q nos hablen, si podemos tratar de entender lo q nos dicen, escuchar con todo el cuerpo mas q con solo los oídos...

    Sera q yo como hombre también quiero ser entendido y darme a entender?

    ResponderEliminar
  14. NTQVCA?

    NO te preocupes, que yo he visto ultimamente una cierta tendencia (muy pequeña aun pero marcada) a apreciar las curvas... Aunque los hombres gusten de ver las que parecen salidas de revistas, el buen sentido me dice que deben apreciar mas algo que agarrar, no?
    Besos y animo!

    ResponderEliminar
  15. Hombre que mira:

    No te me acalores, amigo.
    Si yo en el fondo soy muy comprensiva, incluso en dias contradictorios como el que tuve ayer...
    Si te fijas, en mi texto la expresion "¿Por que los hombres nunca saben la respuesta correcta?" tiene mucho de ironia. Siempre es mas facil echarle la culpa a los demas y una defensa como esa es el primer recurso que, gracias al condicionamiento social que nos inculcan desde la cuna con todo aquello de que todos los hombres son iguales y demas, nos viene a la cabeza cuando ni nosotras mismas nos entendemos. (Ups, creo que deberia empezar a hablar en primera persona y dejarme de generalizar) Mas abajo digo que en realidad no los culpo a ellos (ustedes), sino a la propaganda y a la contradictoriedad femenina...
    Tendre que revisar mi propio lenguaje porque creo que no me di a entender...
    Besos!

    ResponderEliminar
  16. admirables las modelos de revista, porque no debo negar que son bellas, pero debo confesar que definitivamente prefiero la figura "de guitarra" y decia mi abuelo: si es guitarrón mucho mejor. jejejeje

    yo también he detectado cierta tendencia del regreso de las curvas en el mundo fashionista.

    ResponderEliminar
  17. Lic:

    Yo no soy muy fashion, pero no me parecen saludables las modelos... y menos sus modas con sus tacones de 15 cm! Y apoyo completamente el regreso a la muy natural forma de la guitarra... que, por demas, en mi tierra se valora muchisimo! Alla historicamente las flacas asi son llamadas ni mas ni menos que "bacalaos" y en el mejor de los casos, "sardinas". Las de forma de guitarra, por su parte, son las "criollitas"...
    Saludos!

    ResponderEliminar
  18. Pelusita: Bueno... yo ni que hablar con este "look nórdiko" que heredé no sé de quién. En algún momento de mi vida, tuve que aceptar que la palabra "menuda" nunca iba a ser utilizada para catalogarme. Quizás por eso he hecho un poco de negación de la moda, y no veo revistas, porque es como si las "flacas de mierda" esas, y yo, perteneciéramos a dos especies distintas. ¿El mayor halágo? Cuando C ve una flaca en la calle en la calle y me dice: "¡ÑOOOOO! ¡Qué cosa más fea, por tu vida, parece enferma!" Entonces yo sonrío satisfecha, auqneu al día siguiente corra un poquito más... para bajar la maldita llanta.

    ResponderEliminar
  19. Ah! En el comedor de mi casa, vive orgulloso el Montoto del pan con la cuchara del comedor obrero... creo que es para "agradecer los sagrados alimentos" y que nunca se nos olvide... pero no me sé el nombre ¿Tú si?

    ResponderEliminar
  20. Marita:

    Hay quienes llegan a ser felices con sus pancitas, te lo aseguro. Yo no lo he logrado... Mi G les llama sardinas cuando las ve... pero no estoy segura de si lo hace para que yo me sienta mejor, jejej-

    No conozco el titulo del cuadro que me dices de Montoto. Lo busque en Internet y no lo vi. En la Habana tenemos un buen catalogo que el mismo nos obsequio con una gran parte de su obra, pero eso... esta en la Habana. Algun dia te dire el titulo.

    Besitos!

    ResponderEliminar
  21. Puff... bien traido a cuento, Pelusilla. Comparto contigo el eterno dilema, el "me vale madres" pero a la vez, la sensación de que no se está como uno desearía... Nunca hagas ese tipo de preguntas a un hombre, creo yo, porque nunca te responderá lo que a tí te gustaría; a fin de cuentas, sí que hay diferencias abismales entre los sexos. Y cierto, la TV ha contribuído al mito de la mujer anoréxica o casi, pero por fortuna, también existen hombres que prefieren agarrar "carne". Sin embargo, creo que tenemos la ventaja de poder contemplarnos en esa luz de que la forma no es nada si no hay contenido. ¡Qué afortunadas somos! Un besototote.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario