domingo, 21 de junio de 2009

Proyecto 365, dia 139: El Misterio del Talento.


Yo no tengo la más mínima idea de música, salvo el placer que me produce escucharla cuando es buena. A veces escuchando una pieza me vibra el alma hasta el punto de hacerme llorar, y otras, por el contrario, me insufla alegría hasta que mi espíritu, como un globo relleno de helio, se eleva y sale bailando con el viento.
He visto partituras por miles, me han enseñado a solfear, a identificar las negras de las blancas en un pentagrama, a escribir cada nota en su preciso lugar… pero nunca he podido escuchar la música en el papel, los signos siempre han seguido siendo no mas que signos para mi.
Que alguien tenga la capacidad de hilvanar sonidos hasta obtener como resultado una melodía que luego, al ser interpretada en un concierto, mueva las emociones de casi todos los espectadores en la misma dirección, no parece ser cosa de este mundo. Que exista un Mozart o un Bach, o incluso un simple trovador que logre transmitir el espíritu de su tiempo en una secuencia de sonidos; que alguien nazca con el don de hacer música, me parece mágico.

(Imagen tomada por Pelusa en Tsukuba, Japon)

10 comentarios:

  1. Y la música es la que hace que cuando esté en lo más alto del declive, me serene y vea que las cosas no son como parecieran...

    Y ya no digo de quien es la música que me relaja y me hace llegar a las lágrimas,
    como ayer...
    como anoche...
    como hoy...

    ResponderEliminar
  2. MasQuerida:

    Es que hay magia dentro de la musica, verdad?

    Besos!

    ResponderEliminar
  3. Sinceramente el crear música es una cualidad que no pertenece a los seres humanos. A mi por ejemplo, me encantan Mozart, Bach y sobre todo Beethoven, y a veces hasta me pregunto, ¿chales, como le hicieron para componer estas obras, acaso ya tenían la música escrita en la cabeza y solo la trascribieron a la partitura?.

    Y lo triste es que cuando quiero componer música nunca me salen cosas buenas, la única música chida que compongo es la que me sale en mis sueños semiinconscientes pero para cuando despiero he olvidado las tonadas. A lo mejor los grandes compositores tuvieron la capacidad de recordar la música que alguna vez escucharon en sus sueños, o de "soñar despiertos" mientras componían.

    Y en lo que preguntaste en tu entrada anterior... el apellido Morinakemi es medio de origen japonés, bueno en realidad viene de la familia de mi padre que se estableció en El Salvador a principios del XX y se creó una fusión del apellido "Molina" con "Murakami", creo que de ahí viene el apellido. Nomás que como en japonés fonéticamente la "l" no existe (se pronuncia como r), se pronuncia "Morinakemi".

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Ucha, la música es un misterio y la composición es lo mismo, pero creo q es como lo mismo q escribir, es el proceso creativo... No se, la música esta fuera de lo q puedo comprender

    ResponderEliminar
  5. y a veces la musica obliga a sumergernos en ella.. igual que las letras, igual que las imagenes

    ResponderEliminar
  6. Y es curioso que a pesar de ser "El lenguaje universal", frase que apoyo al 100%, sean tan pocos los que pueden descifrar los misterios de la comunicación a tarvés de ella. Por eso también hay que valorar el silencio, porque sin él, no habría música. Besos.

    PD: Ahí voy.

    ResponderEliminar
  7. Pelusilla querida: yo no sé leer y mucho menos solfear, pero igual me llena la música el corazón... Hace años, me salían algunas canciones pero las dejé, pues me sonaban a lo mismo (no tuve más que tres meses de enseñanza de instrumento) y siempre me he preguntado si es que ahí tengo una asignatura pendiente. Lo que sí es que igual que a tí, me parece sorprendente y mágico que alguien pueda, escuchar en su cabeza todo eso que va componiendo... supongo es mi analfabetismo musical, gran beso.

    ResponderEliminar
  8. Misterioso también cómo las obras musicales, desde una canción de cuna hasta una sinfonía, se adueñan de quien las escucha y transforman el ánimo a fuerza de recuerdos... mientras el ejecutante sólo se concentra en la técnica. O cuando un virtuoso se abandona al lirismo. ¿Cómo contemplan "los que saben de arte" a quienes vibran y resuenan con sus obras?

    ResponderEliminar
  9. Morinakemi:

    A lo mejor tienes razon con lo de los sueños. La musica se me antoja mas como perteneciente al mundo onirico que al humano…

    Curiosa tu explicación del apellido. La historia esta llena de detallitos como ese…

    Saludos!
    ____________________________
    Hombre del NE:

    Es lo que te decia sobre la imaginación en tu blog alguna vez: para mi es tan misteriosa como la musica… No alcanzo a comprender ninguna de las dos.

    Un abrazo!
    ____________________________
    Jolie:

    O sea, son un pasaporte seguro a otro mundo, no?
    Besos!
    ____________________________
    Marita:

    Si es lo que digo, precisamente por ser tan pocos los dotados, asumiria mejor una explicación del tipo expedientes X…
    Y si, el silencio es basico e irremplazable.

    Tu siguele!
    Besitos!!
    _____________________________
    Paloma de los azahares:

    En una epoca para mi tambien era una asignatura pendiente la musica, pero aprendi a verla desde aca, desde mi posición de simple mortal. Yo estudie piano alguna vez –cuando niña-, y hasta intentaron enseñarme a tocar guitarra y flauta dulce (lo cual me hubiera encantado aprender) pero te garantizo que no estoy entre los elegidos. Me sentia que, mas que aprender, estaba violentando un mundo sacro, y me retire respetuosamente.

    Otro grande para ti!
    _____________________________
    Ivanius:

    Me he dado cuenta de que no cualquier interpretación lo logra. Los japoneses, por ejemplo, son preciosistas en eso de interpretar. Pueden reproducir sin cometer ni un error cualquier obra por compleja que sea, pero hay pocos realmente virtuosos entre ellos que logran revivir el espiritu detrás de la partitura.
    ¿Qué se siente en un escenario? No se… Quizas Mara pueda decirnos mejor…
    Un beso!!

    ResponderEliminar
  10. El virtuosismo del actor radica en buena parte en el talento de la empatía, en una energía que trasciend ela 4ta pared y penetra al espectador para involucarlo, para convertirse el actor mismo en espejo viviente y hacer que el espectador se mira en esa "realidad otra" creada para eso, para confrontarlo y llevarlo por una visión del mundo que paraentemente "conoce"... Si ahí no hay virtuosismo... ashhh ¿qué quieren que yo les diga, si ya saben que soy una intensa irremediable?

    ResponderEliminar

Epílogo

“No es bueno de este modo te apoltrones”
dijo el maestro, “que entre seda y pluma
no se va de la fama a las regiones.

Quien entre el ocio su existir consuma,
No dejará mas rastros en la tierra
Que humo en el aire y en el agua espuma.

¡Arriba, sin cansancio, como en guerra
triunfa el alma luchando por la vida,
si vence el flaco cuerpo que la encierra!”

(Infierno, Dante)