Proyecto 365, dia 129: Replanteando las condiciones de trabajo...


¡Demasiado calor!
Los gatos ya han vaciado dos veces sus pozuelitos de leche y agua, los árboles se inclinan dolorosamente esperando una gota de lluvia al menos; mis vecinos rusos no dejan de echarse agua en los cabellos y el rostro; las urracas se mantienen inusualmente calladitas; las musas de la granja se han ido seguramente a la playa –puedo imaginarlas con sus extensiones rubias y sus bikinis de rayas…No se mueve ni una sola hoja en todo lo que alcanzo a ver del bosque y del verde césped primaveral solo quedan unas cuantas yerbitas amarillas y resecas...
Una piscina… Mi cuerpo completamente relajado en una colchoneta transparente. De vez en cuando muevo mis dedos jugando con el agua que tiene la temperatura ideal, ni muy fría ni demasiado calida… Miro hasta el borde de la piscina. Allí, al lado de la silla reclinable reposan mis libros de catalán… Si, ya se que el lunes tengo examen… en un ratito iré con ellos… en cuanto termine este refrescante daikiri…

Comentarios

  1. ah... el paraíso... ya me gustaría pasar un rato así! Por lo pronto aquí llueve y hace tremendo frío, soplan unos vientos tormentosos que te arranstran la bicicleta hacia el lado, en dirección perpendicular a la ruta elegida (!) a riesgo de caer en el otro carril.
    De mi trabajo no me quejo, me gusta mucho, pero ya quisiera que al terminar la jornada me tocase piscina y etc.
    Besitos desde el verano más mierdero de suecia y la islita en todos estos años.

    ResponderEliminar
  2. Me gustan las nuevas condiciones de trabajo un poco húmedas y el daikirí en la mano (nunca lo he probado) pero espero pueda sustituirse por ejemplo, por un mojito... acá hace un calor que agobia también, pero no tengo pase al descanso hasta el lunes, así que la piscina tendrá que esperarme. Eso sí, que esperen un poco los libros de catalán, ya por la noche, más fresquita y animada, los cogerá con más gusto. Tomo nota de su recomendación de Plá, no sé cuándo voy a leerlo, así que ya le avisaré un año de estos. Muchos besos de abanico.

    ResponderEliminar
  3. Pues no te creas, Silvita, que no estoy segura de que es mejor para mi. Un verano como este que estoy viviendo (sin piscina, solo un calor desesperante que no te deja ni pensar) o uno como el tuyo...
    Besos sudados...

    ResponderEliminar
  4. Palomita:
    El daikiri es muy parecido al mojito. La base de ambos es ron blanco, zumo de limon y azucar.
    La diferencia esta en que el mojito lleva hierba buena y el hielo en cubos mientras que el daikiri -como le gustaba a Hemingway- lleva, en lugar de la hierbabuena, unas gotas de Marrasquino y el hielo frappe...
    Ambos son deliciosos.
    Las condiciones de trabajo varian de acuerdo al gusto de cada cual.
    Besitos cocteleros!

    ResponderEliminar
  5. la verdad a mi me daria mucha flojera ponerme a estudiar con tanto calor.. yo me quedaria en la alberca pensando como hacer un buen acordeon (chuleta) el domingo en la noche.. =0p

    Besitos!

    ResponderEliminar
  6. Si, Sonia, y el lunes mandamos al Josep Pla a hacer el examen oral. jajaja!

    ResponderEliminar
  7. en esas justas condiciones creo que el conocimiento se transmite poniendose el libro abierto con la pagina correspondiente justo sobre la cara rumbo al sol. Algo debe hacer el astro rey con ello porque he visto infinidad de personas que se asolea con los libros novelescos sobre la cara... confieso que nunca he visto a nadie con algun libro didactico.... pero bueno, letras son letras.

    ResponderEliminar
  8. Lo probare, Lic. Si la recomendacion viene de Ud, algun buen resultado dara seguramente! A lo mejor resulta si, en lugar del manual de idioma leo alguna novelita en catalan...
    Ya le contare!

    ResponderEliminar
  9. hola pelusa, no envidio tu calor, aqui estamos igual de calurosos, y encima con la calima que ya empezó, a veces no se puede ni estar, pero es lo que hay y solo estamos empezando, que disfrutes de tu piscina, y de tus libros, yo otro tanto de lo mismo, saludos.

    ResponderEliminar
  10. Un vodka tonic con dos hojitas de hierbabuena y una lasca de limón. Ahhh. Es viernes.
    ¿Leer? ¡Si casi no me gusta! =)

    ResponderEliminar
  11. Ejem! Que se espere el catalán, que al cabo ya ha esperado más de 600 años, jejejeje. Yo, a diferencia tuya, me pasé un viernes en el carro, con 68 km contabilizados dentro de mi DF... portales, centro, del valle... UFFF! Y no vislumbro una sola piscina. Voy por un wiskey, por aquello d ela frustración y aprovechando que es viernes. Besos, Pelusita.

    ResponderEliminar
  12. Y a esta hora de la noche la neblina y el frió golpea los huesos acá en el sur de Chile. Envidio tu calor, tu alberca y descaro...

    Que se espere el estudio, para disfrutar del sol nunca hay tiempo suficiente

    Besos tiritones

    ResponderEliminar
  13. Bueno, Ivanius, la barra -por suerte- es abierta!

    Marita querida, tomate un respiro... La piscina... yo lo unico que tuve que hacer fue cerrar los ojitos para encontrarla!

    Hombre del otro lado: Hay momentos en los que el frio es mejor bienvenido que el calor... son aquellos momentos en los que hay que poner en marcha el cerebro...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario