martes, 30 de junio de 2009

Proyecto 365, dia 147: Ejercicio de imaginacion. (no meme ni cadena)

Imaginen que es posible soñar de una manera tan vívida que el sueño resulte una segunda realidad para nosotros en la que podemos viajar atrás en el tiempo y revivir episodios completos de nuestra vida, visitar nuevamente lugares en los que alguna vez estuvimos, ver y escuchar a personas que a lo mejor ya no están con nosotros… Todo esto sin poder cambiar nada de lo que veamos ni poder interactuar con esa segunda realidad. Allí somos meros espectadores, pero tenemos los mejores lugares del teatro para ver la obra de nuestra vida que está siendo representada una vez mas ante nuestros ojos y, de hecho, se nos permite mezclarnos con los personajes en el escenario, caminar entre ellos…
Hay ciertas reglas en este tipo de sueño-real: si tocamos algo o a alguien, el sueño perderá su realidad y será tan confuso como un sueño común; no podemos hacer (como en los sueños comunes) experimentos como volar o cualquier otra cosa que no esté dada en nuestras facultades cotidianas y no podemos visitar lugares que no conozcamos en la vida real. Pero también hay ciertas ventajas, como poder presenciar escenas en las que no estuvimos presentes cuando sucedieron en la realidad, una conversación en una habitación al lado de la nuestra, por ejemplo. Porque este sueño es como echar a andar una segunda vez esos fragmentos de nuestra historia, y no solo se trata de revivir lo que quedó grabado en nuestra memoria, sino de desatar todo lo que sucedió en ese momento dentro de los confines conocidos por nosotros.
Imaginen además que podemos ponernos de acuerdo con otra persona y soñar el mismo sueño, y encontrarnos con él/ella en esa segunda realidad. Por supuesto que nuestro mundo soñado se enriquecerá con todos aquellos lugares que la otra persona conoce y nosotros no, con todas sus experiencias.

Si pudieran hacerlo, tener esos sueños-reales todas las noches a voluntad: ¿A dónde irían? ¿Quién seria su compañer@? ¿Qué momentos revivirían?
__________________________________________



Bueno, éste es mas o menos un resumen de lo mas interesante que encontré en todo el libro “Peter Ibbetson”, escrito en 1897 por George du Maurier. Reconozco que me costó llegar al final del libro, pero como estoy intentando mejorar aquel punto de la lista de los no-amo-en-mi que dice que dejo las cosas a medias, hice un esfuerzo y anoche, por fin, lo terminé.
El tema es interesante, sin dudas, pero el libro “tiene mucha agua”, demasiada para mi gusto… al punto de que, sin ser especialmente hábil en esto, he podido resumirlo en menos de una cuartilla.
No lo recomiendo –a no ser que tengan muuuucho tiempo libre-, pero sí les dejo como gustosa tarea este ejercicio de imaginación que nos propone. ¿Qué les parece? ¿Alguien me acepta el reto?



(Imagen tomada por Pelusa)

domingo, 28 de junio de 2009

Respuestas de G. a las preguntas de la Lic. D. G. (I)

D.G.: Vd. es una de las fuentes de información sobre el Zen a la que accedieron artistas jóvenes, principalmente del Instituto Superior de Arte (ISA), pero ¿cuáles fueron las suyas? (literatura, libros teóricos, arte asiático)

G.: En realidad, yo creo que hay que hablar en todo caso de un “juego de influencias”, porque si es que yo realmente pude haber influido en algo, la razón de eso estaría en que yo mismo había recibido ya mucho antes el influjo de corrientes que desde hacía años venían desarrollándose en el ISA y en la Escuela Nacional de Arte (ENA). Aunque yo había oído hablar ya del Zen durante mis estudios en Leningrado y a partir de que regresé a Cuba en 1983 tuve la oportunidad de conocer un poco más de cerca el Budismo, porque mi maestro de filosofía, Gaspar Jorge García Galló, de origen libanés, exigía que en los seminarios del Centro Nacional de Investigaciones Científicas desarrolláramos en primer lugar los temas relacionados con la filosofía en Asia (básicamente la India y China); el Budismo en general, y el Zen en particular, no empezaron a interesarme personalmente, antes de conocer alrededor del año 1985 a un joven artista cubano, graduado de la ENA y, por lo visto, ex alumno de Tomás Sánchez, llamado Leandro Soto Ortiz.
Leandro solía hablar del Zen ya por aquellas fechas, y yo sentía que en su casa el arte, más que como una profesión, funcionaba de la noche a la mañana como un modo de vida. No había manera de definir lo que hacía por entonces Leandro como artista, lo mismo pintaba que interpretaba un performance, a veces con su ex esposa Anabel Leal improvisaba pequeñas representaciones teatrales, y en más de una ocasión pude ver como en la penumbra de su estudio perfumado de incienso un par de hermosos pañuelos de mujer adquiría mágicamente la apariencia de dos geishas que bailaban al compás del shakuhachi y el shamisen. Era bastante evidente que en su caso las fronteras entre el arte y la vida, e incluso entre los diferentes tipos de arte, habían sido reducidas al mínimo posible y que su interés en lo artístico estaba estrechamente vinculado con su preocupación por la autorrealización en el sentido más amplio de esta palabra.
Me parece que por el año 1988 u 89 Leandro hizo a un viaje a España y que fue allí donde tuvo por primera vez la oportunidad de practicar zazen en un dojo fundado por algún discípulo de Taisen Deshimaru. A su regreso a Cuba trajo consigo libros de este maestro Zen de la corriente Soto. Como lo veía tan interesado, yo solía bromear con él y le decía que hasta su nombre dejaba ver que esa era justamente la escuela que a él le convenía. Por primera vez en mi vida me mostró cómo se meditaba en zazen y qué tipo de kin-hin era el que se practicaba en la escuela de Deshimaru. Por cierto, este maestro había influido personalmente en artistas como Maurice Béjart, cuya película Bhakti (1969) era muy conocida y apreciada en los círculos culturales cubanos.
Leandro me prestó los dos libros de Deshimaru que había llevado a Cuba, y mientras me los leía tranquilamente en casa, incluso probé varias veces a practicar yo mismo las nociones básicas de zazen y de kin-hin que había recibido de Leandro. En realidad, mi experiencia de aquel momento no fue más allá de la simple curiosidad, y poco después, entre mis clases del ISA, mi colaboración con la revista Albur y mis estudios del idioma japonés, me olvidé de todo aquello y no le di más importancia, pero no hay dudas de que dejó sembrada en mí una inquietud que se avivó varios años más tarde, cuando en 1993 tuve la oportunidad de visitar en dos ocasiones Japón.
(Un años más tarde, pero también a finales de la década de los ochenta, de manos de la entonces profesora de estética del ISA, Dra. Magaly Espinosa, llegó a mí un tercer libro sumamente original: Zen y psicoanálisis, fruto de la colaboración entre el filósofo y psicoanalista Erich Fromm y el “filósofo del Budismo Zen”, Suzuki Daisetsu. Debo confesar que pese a la cercanía de este texto con mi propia profesión e intereses intelectuales, cuando al correr de los años me detuve a considerar la influencia que este libro pudo haber ejercido sobre mí, en comparación con los de Deshimaru, sentí que los libros de este habían sido definitivamente para mí los más interesantes, sobre todo porque su lectura había estado antecedida por la práctica introducción didáctica que supo brindarme Leandro Soto. Por la época en que leí el libro de Suzuki, yo todavía no podía siquiera imaginar que en unos pocos años me tocaría en suerte contactar precisamente con algunos de sus discípulos y seguidores y conocer directamente el Zen en los dojos, no de la secta Sōtō, sino Rinzai. Quizás por el lugar que se le confiere en esta forma del Zen a la meditación en torno a los llamados Koans y a su “discusión sin palabras” con el maestro, pudiera parecer que, en algún sentido, no escapa a una cierta dosis de “intelectualismo”, de modo que no es raro que precisamente de ella hayan surgido, por un lado, la filosofía de Nishida y, por otro, la “Zenología” o Estudio del Zen (Zengaku) de Suzuki. Y fue, por lo visto, sentir el regusto de esa “metamorfosis” intelectual del componente dialéctico-dialógico del Zen Rinzai lo que no me satisfizo del todo en Zen y psicoanálisis de Suzuki, en el momento en que, por primera vez, llegó a mis manos en los ochenta; pero lo que no deja de ser interesante, en todo caso, es el hecho de que también este libro estuviera circulando ya por esas fechas en las aulas del ISA.)
De modo que, en realidad, lo único que yo hice fue devolver una influencia que había recibido, reintegrar al arte lo que era del arte.
Tengo la certeza de que acerca del Zen se sabía en Cuba desde mucho antes, incluso desde antes de 1959. La cubana era una intelectualidad ávida de los más diversos conocimientos. Por ejemplo, en alguna ocasión tuve la oportunidad de consultar una edición del Dào Dé Jīng (clásico de la literatura taoísta) con anotaciones personales de puño y letra del filósofo cubano Jorge Mañach Robato. Pero fue, por lo visto, propiamente la cultura artística por sus peculiares características y las funciones que desempeña en la cultura en general, y en la cubana en particular, la que supo absorber y procesar orgánicamente esa influencia de modo que pudiera extenderse por caminos insospechados y así llegar a los más diversos sectores de la sociedad cubana. La plástica debe haber sido apenas la parte más sensible del iceberg del arte nacional que reaccionó a ella, pero bajo la sección más visible podemos encontrar seguramente evidencias de su acción en la música, en la literatura y en otras manifestaciones.
Te menciono otra de las vías paralelas a través de las cuales adquirí una primera noción del Zen. Fue al profesor Antonio Alejo Alejo a quien le oí hablar por primera vez de El Libro del Té de Okakura Tenshin (Kakuzō) y de Zen y el arte del arquero japonés de Eugen Herrigel. Alejo tenía una edición bastante antigua del libro de Okakura, la cual databa, según supongo, por lo menos, de los años 30. En cuanto al libro de Herrigel, el primer ejemplar que tuve en mis manos lo encontré en los años 80 en la Biblioteca del Instituto de Literatura y Lingüística y llevaba el ex libris de José Lezama Lima. Seguramente tampoco la poesía (y menos la del grupo “Orígenes”) pudo mantenerse insensible al impacto de la palabra en el Zen y sospecho que entre los discípulos y seguidores de Lezama el Zen, y particularmente su poesía, deben haber sido frecuente tema de estudios y conversaciones.

sábado, 27 de junio de 2009

Proyecto 365, dia 144: Sueños recurrentes.


MusicPlaylist
Music Playlist at MixPod.com



(La musica es opcional, pero se recomienda)

Yo ya no sueño con serpientes, por suerte, pero fue una pesadilla tristemente recurrente durante muchos años para mí. Cientos de ellas atacaban mi casa, unas pequeñas y otras grandes que llevaban cargadas sobre su cabeza otra cabeza (esta sin cuerpo), ajena pero idéntica a la suya. Luchaban por entrar a través de mis ventanas cerradas (como los cuervos de Hitchcock) hasta que finalmente lo lograban –para mi completo terror- y, a veces, justo en ese instante me despertaba sofocada, cubierta de sudor y temblando, pero había otros días menos benévolos en que el sueño avanzaba un poco mas y llegaban a morderme los talones y las piernas…
Sin embargo, esta no es la pesadilla más aterradora que recuerdo. Había otra, tan recurrente como la de las serpientes, quizás mas antigua (desde mis primeros años) y que aun hoy me visita muy de vez en vez. Sucedía en el jardín mas hermoso que se pueda alguna vez imaginar, con laberintos trazados con rosales en plena floración, por el que podía correr y jugar a mis anchas. Y ahí, en aquel idilio, de pronto comenzaba a escuchar un llanto apocado pero doloroso y yo me desesperaba buscando entre las rojas rosas quien sufría así. Mi ropa se desgarraba y mis manos y mis brazos sangraban por las agudas espinas hasta que finalmente, detrás de uno de aquellos rosales, descubría una pared blanca con una grieta. A través de ella presenciaba yo la agonía y la muerte del más lindo osito de peluche que yacía al otro lado de la pared, tirado en el pasto con un cuchillo clavado en el pecho.
Lo de las serpientes he llegado a comprenderlo, aunque nunca vi una de verdad en toda mi vida –ni siquiera en los zoológicos- hasta que viajé a Japón y allí la que encontré, por suerte para mi, estaba muerta. Dicen que es uno de los miedos más antiguos del hombre, anteriores a su propio nacimiento. Un miedo heredado en los genes que nos llega como un eco de la época en que el hombre era un mono y vivía en los árboles, temiendo constantemente el ataque de esos reptiles.
Pero… ¿y lo del osito de peluche? ¿Alguien me lo puede explicar? Les aseguro que mis padres fueron siempre muy cuidadosos y nunca me dejaron ver películas que pudieran provocar una pesadilla como esa…

viernes, 26 de junio de 2009

Proyecto 365, dia 143: De Jackson a mi misma...

En medio de la pena que sentí no tanto por la noticia de la muerte de Michael Jackson sino por pensar en su pobre vida, la que no tuvo tiempo de remediar (quizás no contó con una buena orientación para hacerlo, y no estoy hablando de cienciologia ni cabala, sino de buenos amigos) y en las inevitables reflexiones que me surgieron sobre su relación consigo mismo y, por ende, mi relacion conmigo misma, se me aparece la MalQuerida con un nuevo reto: decir 7 cosas que amo de mi.
De más esta decir que le he dado muchas vueltas, incluso pensé en rechazar el juego, pero al final –creo- siempre es de agradecer una oportunidad de mirarse críticamente. Así que aquí les pongo mis listados (porque me salieron dos –el segundo mucho mas facil que el primero- y si publico uno sin el otro estaría incompleto): el primero con las cosas que amo y el segundo con las que no amo de mí.



Siete cosas que amo de mí:

1.Quiero mucho a los animales.

2.Intento ser sincera en todo momento.

3.Busco siempre superarme.

4.No me dejo manipular.

5.Leo y escribo con gusto.

6.Tengo manos hábiles.

7.No he perdido aun mi capacidad de fascinación.









Siete cosas que no amo de mí:

1.Priorizo mis gustos por encima de mis deberes.

2.Creo dependencias emocionales con demasiada facilidad.

3.Soy vaga por excelencia.

4.Me irrito por cualquier cosilla.

5.Dejo las cosas a medias.

6.No soy muy buena aceptando críticas (aunque lo intento).

7.Suelo ser muy dura conmigo misma.






Ahora bien, este juego también indica que debo pasarle el reto a siete amigos, pero esta vez me resisto a ejercer la dedocracia…
¿Algún voluntario?
Si a la cuenta de tres no levantan sus manos me veré obligada…

Unooooo…..

Dooooossss…..


(Imagenes tomadas por Pelusa, Barcelona, Esp. 2009)

miércoles, 24 de junio de 2009

Proyecto 365, dia 142: Cuestion Genetica...?






-¿Tu me ves gorda?
El me mira antes de contestar. No mira la parte de mi cuerpo que me preocupa para valorarla, sino a los ojos, tratando de adivinar con qué estado de ánimo ando para saber qué tipo de respuesta darme.
-Bueeenooo… Tienes alguna llantita de mas, ¿no?- dice finalmente titubeando.








¿Por qué los hombres nunca saben la respuesta apropiada? Reconozco que puede ser un poco difícil saber cuál es, porque si me habla de mi llantita termino deprimiéndome –no importa que inmediatamente me diga que era jugando y me jure amor eterno (en ese preciso momento me suena a “no importa que seas una pelota, yo te seguiré queriendo”, y yo quiero que me siga queriendo, si, pero también que me siga deseando)-, y si me dice lo contrario, entonces le acuso de estarme mintiendo y de no querer ayudarme. ¿Por qué seremos tan complicadas? A veces ni yo misma me entiendo, ¡y mucho menos me soporto!
Mil veces me he planteado la necesidad de este tipo de martirio psicológico al que me someto con mas frecuencia de la deseada: me miro al espejo, no me gusta lo que veo, le pregunto a él –que nunca atina con la respuesta- e, invariablemente, termino deprimiéndome, aumentando mi carga de ejercicios y disminuyendo mis ya exiguas porciones en la cena.
Y, por si fuera poco, ahí esta la incontrolable propaganda con la que te inyectan en vena la imagen de la chica de cabellos de oro y medidas perfectas, conduciendo un coche último modelo y pasando sus días con sus amigas en grandes centros comerciales y sus noches al lado de unos chicos muy guapos con barbas incipientes. Es la imagen de la mujer actual, la triunfadora, y si no entras en esos parámetros, deprímete (por supuesto) pero no te preocupes, la siguiente propaganda te dirá donde conseguir lo necesario para transformarte en una de ellas.
Te pasas la vida despotricando contra la tele y la dichosa propaganda, pero no puedes evitar verla. Entonces te miras al espejo y no logras que tu figura coincida con el ideal que acaban de venderte y ahí comienza todo nuevamente…Y menos mal que yo leo mucho, estudio idiomas… ¡Dios mío! ¿Cómo será la vida de aquellas que no piensan en nada más que en su aspecto? Después de todo, tengo suerte…






























Imagen 1: Pablo Picasso, "Mujer ante el espejo"
Imagen 2: Arturo Montoto, "El poder abrazado"
Imagenes 3 y 4: http://estilosdemoda.com/dibujos-de-moda-con-anorexia/

martes, 23 de junio de 2009

Proyecto 365, dia 141: Noche de brujas.

Hoy es 23 de junio y eso solo puede significar una cosa para España: es la Noche de San Juan.
Se celebra el día más largo y la noche mas corta del año (aunque en realidad fue el 21 de junio) y como a partir de aquí el sol comienza a menguar hasta la llegada del invierno, originalmente se hacían ritos para transmitirle un poco de fuerza al sol, de modo que las cosechas fueran mejores. Eran ritos casi todos relacionados con el fuego, pero como jugar con fuego es peligroso y siempre el agua ha de tenerse cerca para un caso de emergencia, pues se hacen también ritos purificadores con agua.
Lo que en un principio eran solo ritos relacionados con la agricultura, terminaron mezclándose con las festividades religiosas por la víspera del nacimiento de San Juan Bautista. Y no sé de qué manera llegaron también las brujas a la fiesta, pero se afirma que en esta noche ellas salen en sus escobas lanzando hechizos a diestra y siniestra.

Eso poco asusta a la gente que lleva días preparando esta fiesta: las calles se llenan de luces y banderas de colores, las cocinas huelen a pastel recién hecho -porque hoy es día de comer Coca de San Juan con frutos secos y crema por encima; hay música en las calles, representación de bailes tradicionales, recitales de poesía, conciertos y mucha algarabía, sobre todo en la noche cuando se llenará el aire de fuegos artificiales y petardos por doquier.
Hoy es noche de marcha, sobre las dos o tres de la madrugada cuando las fiestas en las calles y casas vayan llegando a su fin, los jóvenes se irán de juerga hasta el amanecer…
___________________
Mañana será un día tranquilo, sin nadie en la calle. La gente pasará la resaca durmiendo en casa, el sol menguará sin remedio, las cosechas seguirán adelante con sus fertilizantes y las brujas volverán a sus calderas de pociones y sus libros de conjuros… El mundo seguirá su curso.

Pero faltan aun muchas horas para que salga el sol, y yo prefiero dejarlos hoy con un muy joven Joan Manuel Serrat... Nadie ha sabido cantar mejor el espiritu de esta noche que el. Disfrutenlo!!!


(Imagen 1: tomada por Pelusa en Barcelona, España

Fiesta

Gloria a Dios en las alturas,
recogieron las basuras
de mi calle, ayer a oscuras
y hoy sembrada de bombillas.

Y colgaron de un cordel
de esquina a esquina un cartel
y banderas de papel
verdes, rojas y amarillas.

Y al darles el sol la espalda
revolotean las faldas
bajo un manto de guirnaldas
para que el cielo no vea,

en la noche de San Juan,
cómo comparten su pan,
su mujer y su galán,
gentes de cien mil raleas.

Apurad
que allí os espero si queréis venir
pues cae la noche y ya se van
nuestras miserias a dormir.

Vamos subiendo la cuesta
que arriba mi calle
se vistió de fiesta.

Hoy el noble y el villano,
el prohombre y el gusano
bailan y se dan la mano
sin importarles la facha.

Juntos los encuentra el sol
a la sombra de un farol
empapados en alcohol
magreando a una muchacha.

Y con la resaca a cuestas
vuelve el pobre a su pobreza,
vuelve el rico a su riqueza
y el señor cura a sus misas.

Se despertó el bien y el mal
la zorra pobre al portal
la zorra rica al rosal
y el avaro a las divisas.

Se acabó,
que el sol nos dice que llegó el final.
Por una noche se olvidó
que cada uno es cada cual.

Vamos bajando la cuesta
que arriba en mi calle
se acabó la fiesta.

lunes, 22 de junio de 2009

Proyecto 365, dia 140: Previniendo.

Hace un par de días estuve leyendo un texto en el blog de Marichuy en el que hablaba de una película sobre la memoria selectiva, la memoria que borra fragmentos enteros de nuestra historia. En aquel momento le comenté que yo prefería quedarme con toda mi memoria intacta, con sus partes buenas y malas, para que me ayude a no cometer los mismos errores en un futuro.
Lo cierto es que me quedé pensando en el tema. Recordé lo doloroso que puede llegar a ser la pérdida de memoria en una edad avanzada, particularmente notable en aquellas personas que admiramos por sus extensos conocimientos, y recordé también que tengo varios amigos que superan los 85 años y que tienen una lucidez que envidiaría cualquier joven.
Entre estos últimos hay personas que se han mantenido ocupados con su trabajo, que han acostumbrado a su cuerpo físico al movimiento constante más allá de todo posible cansancio; y hay otros que han dedicado su vida al arte, que han hecho de la belleza un culto. Es asombrosa la recarga energética que reciben aun hoy cuando se detienen frente a un cuadro bien logrado, o cuando escuchan una pieza bien interpretada. Eso, esa capacidad de dejarse fascinar por la belleza y el buen tino con que han escogido durante su vida las impresiones estéticas y emocionales con que se alimentan, mantiene sus cerebros activos en un perpetuo estado de receptividad y alegría, como el de un niño que recién va descubriendo el mundo.
Lamentablemente, la sociedad actual nos acostumbra a pensar en el trabajo como una obligación y nos aturde un poco los sentidos con tanta propaganda. No tengo yo referencias estadísticas de la salud mental al final de la vida con la que pueda hacer una comparación entre diferentes épocas, pero no apostaría nada a favor de la actual. Por eso, me puse a buscar alguna que otra recomendación –además del ejercicio físico y el buen alimento estético y emocional- para mantener la memoria en buen estado el mayor tiempo posible y encontré algo interesante que les comparto.

10 ejercicios para estimular el cerebro:

1. Memorizar con el oído, la vista, el habla y la acción. Para recordar algo bien deben estar implicados todos esos elementos porque recordamos solo el 20% de lo que leemos, el 30% de lo que oímos, el 40% de lo que vemos, el 50% de lo que decimos y el 60% de lo que hacemos.

2. Concentrarnos en recordar. O sea, tomar la decisión conciente de que queremos recordar algo y concentrarnos por unos minutos en esto para lograr grabarla en nuestra memoria.

3. Visualizar imágenes relacionadas. Para recordar series de hechos, se puede imaginar una historia relacionada que sea fácil de visualizar con imágenes. Luego bastara con visualizar la historia para recordar los hechos.

4. Asociar la información con emociones positivas. En situaciones de emociones fuertes, el cerebro libera neurotransmisores que regulan la intensidad con que se almacenan los recuerdos (por eso nunca olvidamos un atraco, un accidente…).

5. Dormir bien. Esto ayuda a consolidar lo que se ha aprendido durante el día. Siempre se ha dicho que lo mejor es dormir ocho horas, pero lo cierto es que cada persona tiene su propio ritmo biológico y necesidades de sueño diferentes.

6. Visualizar con antelación. Para no olvidar algo que debemos hacer próximamente, lo mas efectivo es visualizarnos con antelación a nosotros mismos haciéndolo con lujo de detalles Es una manera de programar al cerebro para realizar algo en el futuro.

7. Entrenar la memoria voluntaria. Esta memoria está basada en un esfuerzo de atención voluntaria, por lo que la mejor manera de entrenarla es proporcionándole nuevos estímulos, nuevos retos que necesiten de nuestra atención y motivación, como los juegos de mesas, las conversaciones…

8. Romper la rutina mental. Se logra cambiando las palabras que normalmente utilizamos por sinónimos, pensando soluciones diferentes a problemas cotidianos, leyendo diferentes tipos de literatura…

9. Cultivar los recuerdos. A partir de una foto o de un recuerdo aislado de un hecho en particular, tratar de revivir todos los elementos relacionados con él.

10. Escribir un diario. De alguna manera, lo que se escribe tiende a grabarse más nítidamente en la memoria.


(Imagen 1: http://javipichu.blogspot.com/2007/05/21-de-mayo-de-2007.html

Imagen 2: http://galeriaelescorpion6.blogspot.com/

Imagen 3: http://www.sabemaseldiablo.com/2008/04)



domingo, 21 de junio de 2009

Proyecto 365, dia 139: El Misterio del Talento.


Yo no tengo la más mínima idea de música, salvo el placer que me produce escucharla cuando es buena. A veces escuchando una pieza me vibra el alma hasta el punto de hacerme llorar, y otras, por el contrario, me insufla alegría hasta que mi espíritu, como un globo relleno de helio, se eleva y sale bailando con el viento.
He visto partituras por miles, me han enseñado a solfear, a identificar las negras de las blancas en un pentagrama, a escribir cada nota en su preciso lugar… pero nunca he podido escuchar la música en el papel, los signos siempre han seguido siendo no mas que signos para mi.
Que alguien tenga la capacidad de hilvanar sonidos hasta obtener como resultado una melodía que luego, al ser interpretada en un concierto, mueva las emociones de casi todos los espectadores en la misma dirección, no parece ser cosa de este mundo. Que exista un Mozart o un Bach, o incluso un simple trovador que logre transmitir el espíritu de su tiempo en una secuencia de sonidos; que alguien nazca con el don de hacer música, me parece mágico.

(Imagen tomada por Pelusa en Tsukuba, Japon)

sábado, 20 de junio de 2009

Proyecto 365, dia 138: Perspectiva Nevski

¡Cuantas veces no he escuchado hablar apasionadamente de la Perspectiva Nevski, esa inmensa avenida de Sant Petersburgo que atraviesa media ciudad para desembocar en el edificio del Almirantazgo!
Mi G. solía pasear por ella; de punta a cabo la caminaba hace más de dos décadas y aun hoy no deja de impresionarse con sus recuerdos. Ha llegado a convertirla para mí en uno de esos lugares de los que se siente nostalgia sin haberlos conocido, nostalgia ajena.
Algún día he de visitarla, sin dudas, y haré miles de fotos para ustedes pero mientras tanto les regalo una descripción encantadora y muy original que he encontrado en un cuento de Gogol escrito hace casi un par de siglos y algunas imagenes.


"Todo lo que usted se encuentre en la Perspectiva Nevski está saturado de buenas maneras (…) Aquí encontrará usted patillas únicas, deslizadas bajo la corbata con arte extraordinario y sorprendente: patillas de terciopelo, de raso, negras como la cebellina o el carbón, pero que ¡ay! Son privilegio solamente del departamento de Asuntos Exteriores. A los que trabajan en otros ministerios la Providencia les ha negado las patillas negras y tienen que llevarlas, para inmenso disgusto suyo, rojizas. Aquí encontrará usted bigotes magníficos, que ninguna pluma, ningún pincel podría pintar; bigotes a los que se ha consagrado la mejor mitad de la vida, objeto de largas veladas de día y de noche, bigotes que se envuelven durante la noche en fino papel vitela; bigotes que gozan del mayor apego de sus possesseurs y que les envidian los que pasan. Miles de clases de sombreritos, de vestidos, de pañuelos –abigarrados, vaporosos- que a veces conservan durante dos días el perfume de quienes los llevan, deslumbraran a cualquiera en la Perspectiva Nevski. Da la impresión de que todo un mar de mariposas se ha alzado súbitamente de los tallos y se agita en una nube brillante por encima de escarabajos negros de sexo masculino."











viernes, 19 de junio de 2009

Proyecto 365, dia 137: Cuidado con los recursos mnemotecnicos!

En Televisión Cubana existía un programa muy interesante. Lo recuerdo en pantalla durante toda mi vida y creo que aun se transmite. Se llamaba “Escriba y Lea”, y era un espacio de participación un tanto especial con un moderador, Cepero Brito, y posiblemente el panel mas ilustre de competidores que haya tenido alguna vez un programa de esta especie: tres eminentes doctores de la Universidad de la Habana, tres enciclopedias de carne y hueso: la Dra. Maria Dolores Ortiz, el Dr. Eduardo Dubouchet y el Dr. Enrique Sosa.
En el juego, alguien ajeno al programa enviaba el nombre de un artista o de un personaje histórico o ficticio, o el de una obra artística, un hecho político, un suceso histórico o lo que quisieran de cualquier época o lugar y los profesores debían adivinarlo.
El moderador al principio daba una mínima pista:
-Se trata de un personaje histórico.
Y uno de los profesores comenzaba a lanzar preguntas:
-¿Ese personaje vivió antes o después de nuestra era? ¿Posterior a la edad antigua? ¿Posterior a la edad media?... ¿Es del mundo de las bellas artes? ¿Se dedicaba a las letras?
El moderador estaba autorizado a responder solo Si o No a sus preguntas y algún que otro dato muy pequeño sobre el tema, y cuando el profesor que hacía las preguntas recibía un No por respuesta, pasaba el turno al siguiente. Así, entre todos, iban descartando épocas y ramas del saber y cerrando poco a poco la red alrededor del escurridizo personaje. Tenían solo tres rondas para hacer preguntas, por lo que trataban de extender su oportunidad lo más posible, y al final ganaba quien lo adivinara, por supuesto.
Siempre participaban los mismos profesores, pero en algunas ocasiones si uno de ellos no podía asistir, venía un sustituto en su lugar, otro profesor que –aunque estuviera muy por encima de la media- casi nunca llegaba al nivel de conocimientos de los otros.
En una de aquellas raras veces en que había un sustituto, un profesor gordito y con cara simpática, el tema resultó ser un poco más complicado de lo habitual. Se trataba de “El pabellón de oro”, obra de un escritor japonés que estuvo a punto alguna vez de obtener un premio Nóbel de literatura: Yukio Mishima.
Aquellos tres profesores le daban vueltas y vueltas al tema, habían llegado incluso a la conclusión de que se trataba de un escritor japonés activo en la primera mitad del siglo XX, pero no se acordaban del nombre… Hasta que al regordete sustituto se le iluminó la cara y gritó (aunque no era su turno):

-Si! Ya me acuerdo! Era Mi… Mi… Mi china! Mi-china!

-¿Y la obra en cuestión?- preguntó el moderador, dispuesto a dejarle pasar el desliz idiomático.

-Pero compadre…! –dijo el profesor secándose el sudor de la frente y riendo- No me venga con que la obra! Bastante que me acordé del nombre!

jueves, 18 de junio de 2009

Proyecto 365, dia 136: ¿Insólito?

Hace un par de días vi esta noticia en Yahoo y me hizo reir hasta las lágrimas! Aquí encontramos compactado el sueño de todo dictador: la completa desinformación del pueblo y la reeleción más allá de la muerte.

Un muerto gana elecciones en Ecuador
martes, 16 de junio, 20.47

En la pequeña población de Chauca ganó las elecciones regionales del domingo un candidato fallecido hace tres semanas, informó el martes el diario El Comercio.

Seguir leyendo el artículo

miércoles, 17 de junio de 2009

Proyecto 365, dia 135: Y nos llamamos integros...


Un día soñé que estaba de visita en mi propio apartamento, aquel que lo fue durante tantos años, aquel en el que nací y crecí. En mi sueño pude ver la fachada, sentir la textura de la puerta, el frescor del aire en su interior. Recorrí poco a poco cada una de sus habitaciones. Me detuve a palpar cada mueble, cada adorno. Disfruté en detalle de las impresiones que llegaban a mis sentidos, las mismas que recibí inconcientemente día a día durante tanto tiempo. Recordé nítidamente momentos vividos en ese lugar: cuando mis padres se mudaron y me quedé sola en aquellas habitaciones semivacías, el placer con el que fui remodelando y redecorando todo, las relaciones que mantuve mientras viví allí…
Y me di cuenta de que un día me fui y nunca llegué a despedirme concientemente de todo aquello.
Y lloré, lloré mucho en el sueño y me desperté llorando…
Aquel sueño funcionó como una especie de catarsis curativa. Pude sentir cómo mi llanto fue cortando los lazos que me mantenían unida a aquel espacio.
¿Cuántas veces nos marchamos sin despedirnos de lugares o personas y dejamos una parte nuestra atada a ellos? ¿Cuántas veces nos marchamos confiando en que volveremos a verlos algún día? ¿En cuantos pedacitos nos hallamos dispersos?

martes, 16 de junio de 2009

Proyecto 365, dia 134: Para un gentilhombre

Este fragmento se lo dedico a los caballeros andantes que se dejan escuchar en esta agora de vez en cuando, en especial al Almirante Almanegra, por su constancia...

lunes, 15 de junio de 2009

Proyecto 365, dia 133: El buen arte de la entrega.

Con la impunidad que le brindan sus blancos cabellos, va por la vida amando. Detiene a cada hermosa muchacha que le pasa por el lado, le alaba sus lindos ojos y le da un consejo sobre el peinado o el color que mas le sentaría mientras le da un beso que, invariablemente, es bien correspondido. Abraza a cada tierno mancebo que le acerca su pedido a la mesa, llamándole la atención sobre la perfección de sus antebrazos o la curva impecable de sus piernas y allí donde los demás recibirían rechazo, el capta no mas que sonrisas, palabras calidas y miradas alegres. Los chinitos del bar de al lado, que no llevan mas que dos semanas por el barrio y no conocen apenas el idioma, le abren las puertas de su corazón sin pensarlo dos veces y le ponen su cría en las piernas que estalla en carcajadas en cuanto lo ve. Los italianos de enfrente le hacen sentarse en su terraza y no le dejan regresar a casa sin haberse tomado al menos una copa de buen vino juntos…

sábado, 13 de junio de 2009

Proyecto 365, dia 131: ¡¿Humanista yo?! Bueno, si… un poco…

Hace poco MauVenom en uno de sus comentarios me puso a pensar en la confianza que tengo en el ser humano. En ese momento le respondí que “quizás peco de optimista en este sentido, pero ¿qué se le va a hacer?”... Lo cierto es que leyendo la biografía de Erasmus, por Stefan Zweig, he encontrado algunos fragmentos interesantes a este respecto, que no me hacen sentir del todo sola y que quería compartirles:

“Estaba convencido de que casi todos los conflictos entre los hombres y pueblos podían resolverse pacíficamente gracias a la mutua condescendencia, pues todo se dirimiría en el ámbito de lo humano; y, análogamente, que casi todas las disputas tendrían solución si los que las impulsan y exageran no tensaran siempre al máximo el arco de la guerra. Por eso combatió toda clase de fanatismo, ya fuera religioso, nacional o ideológico, porque lo consideraba el destructor cerril y confeso de cualquier forma de entendimiento.

(…) no quería obligar a nadie a aceptar su visión de las cosas…

Pensar por si mismo era para el una obviedad…

En especial la guerra le parecía la forma más grosera y violenta de dirimir las contradicciones, incompatible por lo tanto con una humanidad que pensara moralmente.

El raro arte de mitigar los conflictos intentando buenamente comprenderlos, de distinguir lo indistinto, de simplificar lo confuso, de entretejer nuevamente lo roto y de poner en común lo mas alejado fue la verdadera fuerza de su genio paciente.

Residente en ningún país y como en casa en todos, no reconoció la superioridad de ninguna nación sobre las demás y, habiendo educado su corazón para valorar los pueblos solo por sus espíritus mas nobles… todos le parecían dignos de estima.

Convocar a la gente de buen corazón de todos los países, razas y clases a formar la gran alianza de la cultura fue el sublime empeño que convirtió en objetivo de su vida…

Creía en la posibilidad de que la humanidad progresara merced a la ilustración y esperaba que la difusión de la cultura, la escritura, el estudio y los libros educara tanto al individuo como a la colectividad.”

Proyecto 365, dia 130: Embrujo


Cada vez que en mis manos cae algún libro de Stefan Zweig, me recorre de pies a cabeza ese conocido temblorcillo que precede al placer. Primero, hace muchos años, leí la biografía que hizo de Fouché y me atrapó de tal manera que cuando por fin me vi en una biblioteca bien surtida con miles de libros en castellano a mi disposición, lo primero que busqué fue algo mas de este autor.
Ante el pedazo de estante que ocupaban sus obras descubrí que, además de biógrafo, había sido novelista y también cuentista. Sin embargo, ese día no me resistí a la tentación y me fui con la biografía-ensayo de Maria Antonieta quemándome las manos. La leí con una avidez y un placer tan grande que aun hoy me llega el regusto de sus páginas.
Y regresé por más, con las manos temblorosas y los ojos rojos como una adicta. Me dije que un cuento de este hombre debía ser una verdadera joya y me lancé con uno, dos, tres… y dejé el libro a medias. Decidí quedarme con sus impecables biografías y no tocar nunca mas algo de otro estilo salido de su pluma.
Zweig fue psicólogo y las armas con las que tan magistralmente desnudaba a sus personalidades –no aquellas que según el consenso debían ser estudiadas, sino las que su espíritu encontró más afines e interesantes- me resultaron sosas y aburridas en la ficción. El dominó perfectamente el arte de meterte en la piel del personaje histórico y dejarte sentir la vida vibrando en su propia carne –que desde las primeras páginas ya era también la tuya. Sus obras rebozan de pasajes disfrutables, frases excelentes, palabras justas… Pensándolo bien, creo que mi afición a la historia ha de venirme de sus libros, de aquella primera biografía de Fouché tan bien trazada…
Y ahora los dejo. Erasmo –homo pro se- me mira desde la portada de uno de sus libros y está haciendo temblar mi escritorio. Ya les traeré un trozo de tarta cuando pueda desprenderme de su embrujo.

viernes, 12 de junio de 2009

Proyecto 365, dia 129: Replanteando las condiciones de trabajo...


¡Demasiado calor!
Los gatos ya han vaciado dos veces sus pozuelitos de leche y agua, los árboles se inclinan dolorosamente esperando una gota de lluvia al menos; mis vecinos rusos no dejan de echarse agua en los cabellos y el rostro; las urracas se mantienen inusualmente calladitas; las musas de la granja se han ido seguramente a la playa –puedo imaginarlas con sus extensiones rubias y sus bikinis de rayas…No se mueve ni una sola hoja en todo lo que alcanzo a ver del bosque y del verde césped primaveral solo quedan unas cuantas yerbitas amarillas y resecas...
Una piscina… Mi cuerpo completamente relajado en una colchoneta transparente. De vez en cuando muevo mis dedos jugando con el agua que tiene la temperatura ideal, ni muy fría ni demasiado calida… Miro hasta el borde de la piscina. Allí, al lado de la silla reclinable reposan mis libros de catalán… Si, ya se que el lunes tengo examen… en un ratito iré con ellos… en cuanto termine este refrescante daikiri…

miércoles, 10 de junio de 2009

Proyecto 365, dia 128: Maestro de la descripcion.


"En los rincones del jardín –los mas recónditos-, se encuentran columnas de mármol y sobre ellas bustos humanos admirablemente esculpidos. Representan los grandes hombres insulares. No están todos. Si fuesen todos los que Sicilia ha producido, apenas cabrían. Se han tenido que limitar a poner de entre los grandes sicilianos de la época del jardín, los dedicados a las artes y las bellas letras. Me encuentro con una agradable novedad: la cabeza de Pirandello, que era de Agrigento. Le miro un momento. Cae una llovizna. Escucho las gotas de lluvia tamborileando sobre el techo fúnebre de mi paraguas. La lluvia se desliza sobre el cráneo, las mejillas, el mentón de notario provincial de Pirandello. Es un busto muy realista, que me da claramente la impresión de que Pirandello se siente francamente preocupado por la cascada que le cae encima. Como que se encuentra a dos palmos de mí, le pongo el paraguas por encima y lo libro de la lluvia que va cayendo. Al cabo de poco tiempo veo que la piel se le seca, que las facciones se le animan, que le regresan los colores a la cara… "
(Josep Pla, "Cabotatge mediterrani")

martes, 9 de junio de 2009

Proyecto 365, dia 127: Ciudadanos del mundo


¿Lo dejarías todo si te ofrecieran el trabajo de tu vida en la otra punta del mundo? –fue la pregunta que lanzó la profe al grupo en general. Todos los extranjeros, mayormente latinoamericanos, nos miramos mutuamente.
¿Abandonarlo todo por un buen trabajo? Quien dice trabajo dice una buena oportunidad de estudio o simplemente, una oportunidad de mejorar. ¿Qué es abandonarlo todo? Nunca lo dejas realmente todo atrás porque eso supondría dejarte a ti mismo, y cada tierra nueva que pisas te ofrece sus riquezas que vas incorporando a poquitos. Puede que cada vez que viajes no te sea posible cargar con todas las cosas que gustosamente llevarías contigo pero hay otras que se cuelan en tu equipaje sin que lo notes y ya no te abandonan nunca.
He pisado la otra punta del mundo y he regresado. Mi piel huele a sol y mar, a lechón asado y pescado crudo, a chiles en nogada y col estofada, a café y te verde, a paellas y solianka, a caldo gallego y sopa borsh… ¿En qué momento mi mente comenzó a borrar las artificiales fronteras? ¿Cuándo empecé a sentir cualquier paraje como mi casa?
Poco a poco fuimos levantando todos la mano, todos los extranjeros. La profe nos regaló una sonrisita entre culpable y comprensiva: “Claro. Ustedes ya lo han hecho alguna vez…”
___________________________________

El fenómeno “Europa” siempre me ha parecido sumamente interesante. Continente antiguo, ambiguo. El hombre aquí ha logrado algo. Con mi mirada foránea puedo ver la conciencia social en cada calle, la preocupación por que el ser humano tenga una existencia lo mas humana posible, el gusto por los placeres de la vida, el lugar justo que se le otorga al trabajo, la cultura aplicada y palpable. En el primer intento por recuperar el estatus de “hombre Europeo” que ostentaba Erasmo de Rotterdam se ha logrado desdibujar un poco las fronteras, ya no son muros infranqueables sino simples dibujos en los mapas. Los hombres aquí no son diferentes…
Pero mi mirada puede ver solo la superficie. Las noticias hablan de crisis humana por la crisis económica, de partidos ultra inclinados ganando las elecciones, de jóvenes fuertes de cabezas rapadas y las venas del cuello alteradas de tanto gritar por la alegría de su victoria… El Parlamento Europeo es ya mayormente de derechas.
¿Qué pasara ahora con el sueño del individuo que considera la Tierra como su casa?

(Estos son dos textos independientes que escribi entre ayer y hoy, pero al final me parecio que era mejor publicarlos juntos.)

lunes, 8 de junio de 2009

Proyecto 365, dia 126: Testigo.

Pude escuchar sus risas desde antes de que subieran. Entraron corriendo, burlándose del último aviso del cierre de puertas y se sentaron en el fondo del vagón. Cuerpos delgados y flexibles, cabellos largos, manos entrelazadas.
Ella ha sacado un libro grueso, a todas vistas académico, de carátula oscura y letras blancas. Lo pone sobre sus rodillas, inclina la cabeza y trata de leer. El largo cabello negro recogido con descuido ha dejado su blanco cuello al descubierto. El sonríe y se acerca, susurra algo que la hace sonrojar. Ella menea la cabeza con un pequeño gesto desaprobatorio sin separar los ojos de las letras impresas en sus piernas.
Puede sentir el olor de sus cabellos. Recorre con sus ojos la curva del cuello y planta un beso en el. Ve el estremecimiento ligero de la piel y sonríe. Vuelve a besarlo, con más suavidad, alargando el contacto. Ella se aleja un poco, dejando caer su peso sobre el marco de la ventana a su derecha. Su piel es como un imán del que no quiere separarse. Un tercer beso, escudado de miradas ajenas por sus propios cabellos, esta vez mas largo y pausado.
Ya no le veo, solo puedo imaginar sus movimientos por las reacciones de ella. Lucha: se debate entre el deber y el juego que le proponen. El peso del libro en sus rodillas le recuerda que ha de estudiar, no le deja cerrar los ojos y abandonarse a los sentidos. Pero no es posible leer en esas condiciones. Toda su atención esta concentrada en esa pequeña área de su cuello sobre la que el se mueve suavemente. Un momentáneo desliz del cabello y alcanzo a ver un trozo de piel humedecida y la punta de su lengua trazando líneas de placer.
El tren se detiene, es mi estación. Desde el andén busco sus siluetas detrás del cristal. Las manos sostienen aun el libro pero los ojos, por fin, se han cerrado.

domingo, 7 de junio de 2009

Un colectivo, una inauguracion... FIESTA!!

A mi nunca me habían invitado a ser miembro de ningún colectivo.
No es que nunca haya sido miembro de un colectivo, entiéndase bien. Toda mi vida la he pasado “colectivizada”. He participado en colectivos sin que me fuera posible escogerlos o rechazarlos como los familiares, escolares, laborales y sociales; y me he colado en otros que escogí porque me interesaban mucho y no iba a esperar que alguien se diera cuenta de mi existencia y me dejara entrar, estos eran de índole mas bien cultural.
Pero lo que nunca me había pasado era que alguien me invitara a formar parte de un colectivo que reúna a lo mas relevante y querido de esta blogosfera y ahora, por si fuera poco, tengo dos de estas invitaciones. Así que podrán imaginarse lo feliz que estoy!! Me siento, como diría un amigo, que no me cabe un alpiste mas! Uno de estos colectivos esta aun en plena gestación, pero el otro… ya esta como agua para chocolate!

Hoy, pues, tengo el gusto de invitarles a la inauguración oficial del sitio:


Podrán disfrutar de los estelarisimos quehaceres literarios de Mara, Ivanius, Jolie, Mafalda, Canalla, Jess y Marichuy, así como de las instantáneas que recojan las cámaras de la experimentada Sonia y de una servidora, todos bajo la afilada batuta de MauVenom, que ha tenido a bien reunirnos y conformar este naciente proyecto que desde el mismo inicio promete mucho!

En la fiesta de inauguración, programada para hoy domingo 7 de junio, tenemos a disposición de los invitados sabrosos cócteles, bebidas típicas, comiditas deliciosas y música de la mejor! Pedimos disculpas si acaso alguno de los miembros ya andamos un poco pasaditos de copas…

¡Están todos invitados!

viernes, 5 de junio de 2009

Proyecto 365, dia 123: Aliento de lluvia.

Necesito refrescar.
Me asomo a mi ventana con un vaso de agua en la mano derecha. Tomo breves sorbos mientras el aire fresco va eliminando poco a poco el calor de mi piel. Casi puedo sentir como mis mejillas, antes rojas, van recobrando su palidez original. Los árboles se mecen suavemente frente a mi, intentan acunar mi espíritu que en estos días anda medio caótico, me ofrecen su balanceo tranquilizador. Los observo un rato y cierro los ojos, dejándome llenar con su olor a madera mojada. Ya está. La lluvia de hace unos momentos ha logrado también limpiarme.
Con la mente mas clara regreso a mi asiento y antes de dejarme absorber nuevamente por el ordenador recorro con la vista el bosque y parte del edificio vecino. Alguien me observa: una muchacha desde detrás de su ordenador. Probablemente lleva un buen rato mirando hacia acá. Se levanta visiblemente contrariada porque la haya descubierto y desaparece de mi vista. Poco después reaparece con un vaso de agua en la mano derecha. Se reclina en su ventana y cierra los ojos…

Proyecto 365, dia 122: Innecesario como el buen gusto.

Hoy han puesto una cerca nueva fuera del edificio donde vivo, justo en esa área donde hay una pendiente medianamente inclinada al lado de la acera y sería peligroso que los niños jugaran o los jóvenes con unos tragos de más pasearan despreocupadamente. Es una cerca bonita y sencilla, de madera fuerte, pintada de un color verde muy claro con vetas. Tiene un aspecto muy natural. No desentona con los troncos de los árboles que tiene al lado, ni con el color de la tierra o el de las flores que la circundan. La nueva cerca se integra perfectamente en el entorno, a tal punto que dudo que otros inquilinos hayan notado el cambio.
En el barrio en el que crecí había una pendiente bastante inclinada muy cerca de un parque de juegos infantiles. Tuvo que caerse un niño por ahí y terminar todo herido y golpeado para que pusieran una cerca de protección. Claro, no fue un hecho inmediato. Para cuando la pusieron, después de que los padres estuvieran enviando cartas con quejas a varias instituciones, ya al niño no le quedaba ni un pequeño moretón en su cuerpo. La cerca nueva era un enrejado de dos metros de altura, de esas de metales entrelazados formando cuadritos (que por allá se denominan popularmente “cerca de perles”). No había nada en los alrededores que quedara a juego con aquella cerca. Los niños siguieron jugando en el parque y a partir de ese momento aprendieron que la estética y el buen gusto no eran compatibles con la seguridad y, además, no eran importantes.
Quizás por eso me gusta tanto Europa. Las cosas no solo se hacen, sino que se hacen bien y bonitas. De alguna manera sientes que no solo las masas, sino cada individuo es tomado en cuenta.

miércoles, 3 de junio de 2009

Proyecto 365, dia 121: Hablando como los locos.

Primero lo primero: Gracias por todos los consejos sobre el blog. Hoy más tarde intentare probar todo lo que me dicen, a ver si algo funciona. De lo contrario, no me quedara mas remedio que tomar medidas drásticas, jejeje.

Segundo, y para saldar la deuda que tenía, les cuento que el fragmento que les copie describía nada más y nada menos que la ciudad de Nápoles en el año 1956 (lo tome del libro Cabotatge Mediterrani de Joseph Pla). Lo cierto es que cuando lo estaba leyendo y encontré este fragmento no lo podía creer. Nadie hubiera podido describir mejor la Habana. Pero luego me quede pensando que era una descripción bastante universal, porque yo misma he visto barrios así en casi todos los lugares donde he estado –menos en Japón, esta claro, allá todo es perfecto. Me alegra que haya servido un poco de diversión para todos.

Tercero y para continuar un poco con la diversión, les traigo algunas frases simpáticas que traigo mezcladas en la sangre…

-“El que pestapierde, ñea” –en medio de los nervios antes de comenzar una competencia deportiva, uno de los competidores confundió el slogan “El que pestañea, pierde”.

-“Cocodrilá con el mariconilo” – otra famosa confusión que hizo historia entre mi graduación. En Cuba, quizás porque dicen la isla tiene forma de cocodrilo o no se por que razón, este animal es todo un símbolo y ha terminado por ser objeto de todo tipo de refranes. Así, entre los muchachos del preuniversitario, cuando el castigo de un profesor recaía sobre alguien frustrándole los planes, se solía decir “Mariconá(da) con el cocodrilo”…

-“El ingeniero hidráulico Don Quijote de la Mancha” – esto fue lo que pudo copiar un muchacho de mi aula de preuniversitario del examen del compañero sentado frente a el.

¿Quién da mas?

martes, 2 de junio de 2009

Auxilio!!!

Que alguien me ayude, por fa...
Tengo problemillas con el sitio. Se volvio loco. La columna lateral se fue hasta el final de la pagina y no se como hacer para que regrese a su sitio. Ya probe cambiando la plantilla y ahora le puse una de las de Blogger, por si acaso era un problema de elitismo cibernetico, pero no resolvi nada.
Alguien tiene alguna idea??
Estoy a punto de cambiarme a otro sitio que ofrezca menos complicaciones... Alguna idea de cambio?
Gracias de antemano a los que me ayuden, y a los que no, tambien! (las gracias nunca sobran!)
Besos

Proyecto 365, dia 120: Ubicuidad??

Hoy les traigo una curiosidad literaria. Lean el siguiente fragmento y díganme, por fa, de que ciudad creen que esta hablando el autor (la solucion podra leerse en la proxima entrega):

“La gente tiene tendencia a vivir en la calle. ¿Podrían dejar de hacerlo? Es difícil vivir en las viviendas de los barrios populares. Generalmente se componen de una sola habitación, visible desde la calle, con una cortina en la puerta, en la cual se concentra la cocina, el comedor y el dormitorio con unas escasas separaciones. ¿Es imaginable algún ser humano con resistencia suficiente para vivir en esta clase de espacio un minuto más que el tiempo que se necesita para comer y dormir? Cuando la gente vive en la calle es porque sus habitaciones son inhabitables. Así, decir que la vida exterior es una necesidad en esta ciudad no es decir nada. Nunca he visto a los poderosos tomar el sol a la puerta de sus palacios. Los que viven fuera son los otros, los que no tienen mas remedio, porque en sus casas no se puede estar. Una vez que han comido, las mujeres agarran una silla y, seguidas de sus criaturas, buscan los rayos del sol en la calle, en la cual se encuentran otras mujeres dominadas por las mismas ideas: dominadas por la necesidad de salir de casa y pasar el rato al sol en la calle.
La irreductibilidad de estar siempre en el exterior, en la calle, es literalmente sensacional. Los hombres juegan en plena calle, bajo la ropa tendida. Llega un hombre transportando una mesa y un juego y pone la mesa donde mejor le parece. Al cabo de un momento llegan otros ciudadanos y se sientan en sus cuatro puntos cardinales. En seguida aparecen otros que se colocan detrás de los jugadores y discuten, a veces apasionadamente, las partidas. ¿Por qué estas partidas no se hacen en el interior de una casa? (…) ¿En cual habitación se podrían instalar estos jugadores, no teniendo mas que el fogón, la mesa y cuatro sillas para comer, los catres y la palangana?
La vida exterior es la consecuencia natural de una imposibilidad de la vida de interior. Viven al exterior porque no se puede estar en casa, porque su único recurso para no volverse locos es salir a la calle. (…)
Cambien las condiciones económicas –cosa, por otra parte, nada fácil-, pongan esta gente en una arquitectura con interiores separados por compartimentos y saldrán mucho menos, no jugaran en la calle, no tomaran el sol en la calle; cuando las escuelas funcionen no habrá criaturas por las calles y cuando puedan disponer de mas lienzos, de mas pantalones y de mas camisas femeninas, no habrá necesidad de utilizar el secado urgente de la calle.”

lunes, 1 de junio de 2009

Proyecto 365, dia 119: Deseenme suerte!

Hoy tengo un examen oral. Tengo que hablar… La perspectiva de pararme frente al resto del aula y hablar me pone los pelos de punta. ¡Con lo bien que me defiendo yo escribiendo!
Además, eso de pasar todo el año estudiando para que al final tenga que venir alguien a comprobar lo que has aprendido siempre me ha parecido una completa tontería. Lo mejor, insisto, seria una escuela sin exámenes, en la que los alumnos estudien por el puro placer de adquirir conocimientos. Así los exámenes serian completamente innecesarios.
Claro, para que haya alumnos así, tendría que haber un buen incentivo desde la cuna. La familia es un punto clave en todo lo referente a la educación de los niños. Y luego, en la escuela, los maestros deben ser eso, MAESTROS –o sea, seres capaces de transmitir no solo conocimientos sino el entusiasmo por el aprendizaje- y no simples instructores que se conformen con repetir como papagayos lo que hay en los libros.
De la pluma de José de la Luz y Caballero, que es una fuente inagotable de ideas bien dichas, nació alguna vez la siguiente frase:

“Instruir puede cualquiera; educar, solo quien sea un evangelio vivo!”.
Epílogo

“No es bueno de este modo te apoltrones”
dijo el maestro, “que entre seda y pluma
no se va de la fama a las regiones.

Quien entre el ocio su existir consuma,
No dejará mas rastros en la tierra
Que humo en el aire y en el agua espuma.

¡Arriba, sin cansancio, como en guerra
triunfa el alma luchando por la vida,
si vence el flaco cuerpo que la encierra!”

(Infierno, Dante)