Proyecto 365, dia 104: Lunes rojo.

Lunes otra vez. Los lunes son días cansados casi para todos. Ya se que el problema es que los fines de semana aprovechamos para relajar de todas las tensiones acumuladas. Hay quienes liberan tanto que terminan enfermándose, los más se van por ahí de parranda diurna y nocturna de modo que, al final del fin de semana, no hay nada mejor que… ¡otro fin de semana!
Los que saben dicen que lo mas adecuado es tomar por ejemplo al corazón, que no para nunca de trabajar pero tampoco de descansar. De hecho, si sumamos sus tiempos de contracción y de relajación, nuestro órgano favorito esta la mayor parte del tiempo remoloneando. Los que saben dicen que esa es la forma mas óptima de hacer rendir nuestro tiempo, trabajar un poco todos los días, pero también descansar un poco todos los días, sin hacer claras diferencias entre los fines de y el resto de la semana. Así, dicen los que saben, el cuerpo –y sobre todo el cerebro- no tienen que emplear tanta energía en retomar el ritmo que traía antes de trabajo porque es precisamente esto lo que termina agotándonos los lunes.
Lo que no saben los que saben es que los domingos son días azules. Los sábados son verdes, por lo que son aptos incluso para el trabajo; pero los domingos son de color azul, y no cualquier azul: los domingos son celestes.

Comentarios

  1. Lunes otra vez, sobre la ciudad / la gente que ves, vive en soledad
    :)
    que pena, lunes otra vez

    ResponderEliminar
  2. azules, pero con un rayito de sol, aunque sea uno chiquito de 5 minutos. Eso decía mi abuelita. Una vez que se tienen hijos, es dificil que los fines de semana varien demasiado, pues sus rutinas te impulsan a ordenar las tuyas, y cada sonrisa de Z, creeme que es un día de fiesta.

    ResponderEliminar
  3. El lunes primero es gris, como corresponde a la nube que se atraviesa para ensuciar el límpido domingo, Pero la luz no se resigna, y enciende el horizonte con una intensidad que dice: no te resignes, ¡vive!, así la nube retrocede y cede el paso a la energía que se renueve, tan sólo un corto tiempo; por eso el atardecer siempre remata en otro color antes de huir a negro: el rojo agota su esfuerzo, el azul quiere remontarse a la alegría, y el dorado se esconde, al final, para hacernos saber que el día que se ha marchado es, nada menos, un tesoro irrepetible.

    ResponderEliminar
  4. Definitivamente yo soy de los que no saben.

    ResponderEliminar
  5. Hola Dedalus; bienvenido!

    Mara: Son azules, pero soleados... de lo contrario serian grises. Ya quisiera tener yo mi propio solecito particular como Z. Besos a las dos!

    Gracias, Ivanius, por tan linda descripcion. Yo siempre habia sentido que el lunes entraba con toda la fuerza que podia en un afan de contagiarnos y dotarnos de una carga extra de energia, pero el choque siempre es tan fuerte que al final del dia acaba agotandonos... No obstante, es cierto, aunque sea un lunes, es un dia unico e irrepetible que se nos va. Besos!

    NTQVA: Para eso estan los que saben, para decirnos sus verdades tantas veces que, un buen dia, acabamos por entender que algo de razon tenian... Saludos y suerte en tu concurso!

    ResponderEliminar
  6. Concuerdo con el color de los domingos y el propuesto por Ivanius para el lunes... pero no se por qué, los sábados verdes nomás no me cuadran... Procuraré hacerte caso los fines de semana... un besote.

    ResponderEliminar
  7. Pues proponga ud. un color para el sabado y lo estudiaremos a fondo... siempre podemos estar equivocados por aca.
    Besos!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario