Proyecto 365, dia 117: SOS

La música retumba en mis oídos. Es Bach. Nunca me ha parecido retumbante pero hoy me parece que mas que una Fuga, Gould está interpretando toda una persecución con caballos, gritos y disparos al más puro estilo Western. Cada nota del piano resuena en mi interior como si fuese interpretada con una trompeta mi lado, o por un tambor… Pienso en bajarle el volumen. No, sería lo mismo, ya la tengo dentro. Aunque estuviera casi en el mínimo, apenas perceptible, la escucharía igual que ahora. En algún momento ha de acabarse.
Y encima, ha comenzado un ruido en el pasillo. Me asomo. El muchacho de mantenimiento con su máquina enorme limpiando el suelo. ¿Cómo le hace para no quedarse atorado en uno de los pasillos del edificio? La máquina (una versión moderna de aquella que usó Cantinflas en “El barrendero”) es casi tan ancha como el espacio que limpia. Hace un ruido infernal. ¡Así no hay quien se concentre!
Por fin termina la limpieza afuera y Bach parece estarse cansando ya. No, aun queda un poco para el final de la pieza. No importa, esta parte no es tan estridente. Ahora podré escribir algo… ¿Y ese llanto? ¡No, no puede ser! El niño de los vecinos nuevos ha comenzado a llorar. Siento a la madre cantándole… Por la hora intuyo que es tiempo de la siesta y que el pequeño no quiere dormir. ¿Por qué será que todos los niños hacen lo mismo? ¡Con lo sencillo que es dormir con el estomago lleno!
Parece que ya va quedándose dormidito… ¡Pequeño diablo! Lleva casi una hora gritando como el mejor de los barítonos. La madre debe estar al quedarse sorda… ¿Estará enfermito? ¡Pobre! A lo mejor le duele algo y como es tan pequeñín no puede decirlo… Ya, ya se ha dormido.
¿Qué era eso que me pareció tan interesante como tema para hoy? Iba sobre la nostalgia… ¿o era sobre las películas? Ya no me acuerdo.

Comentarios

  1. jajajajaja! Declara hoy el día del "sabotaje universal contra la pelusa", que mira que es mejor un día, y no tres semanas sufriendo por el coma de una compu que no acaba de morirse ni de restablecerse del todo. Que llore el niño, que barar el chico, que Bach se fugue, pero no con tus ideas, seas se quedan a dormir hasta mañana. Un beso, pelusita.

    ResponderEliminar
  2. Como dicen, Marita: Si no puedes con tu enemigo... Al final no quedo tan mal el post, aunque no verse sobre lo que originalmente queria... (me estoy dando alientos a mi misma).
    Mañana sera otro dia!

    ResponderEliminar
  3. Pelusa, eso parece El Cerro estruendoso donde yo nací, viví y me quedé medio sorda para siempre, antes de mudarme para este país tan educado. Te mando un poco de supersilencio sueco, mándame tú un tin de escándalo!

    ResponderEliminar
  4. Si te viene bien... te lo enviaria todo! Yo prefiero el silencio... demasiados años entre el bullicio caribeño!
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Otros sólo habrían sacado del ruido un dolor de cabeza. Pelusa encontró tema para un post, y los lectores un respiro. Esa sí que es una ecuación ganadora.

    Una vez dicho lo anterior, debo irme a buscar mi motosierra para cortar el césped. No, mejor mañana domingo, a las 7 de la mañana...

    ResponderEliminar
  6. Vaya¡ y así quién se puede concentrar?.


    Cuando mi vecinita llora,yo la mandó tan lejos que ya no pueda escuchar su llanto.


    Dios¡ por qué no hiciste a los bebés con control de volúmen?

    ResponderEliminar
  7. Ivanius: No sigas que me lo voy a creer, jaja!
    La motosierra no suena mejor de madrugada?
    Revise su correo, por fa...

    ResponderEliminar
  8. Malquerida Querida! Que honor su visita! Y si, tiene toda la razon... Por lo menos que nos hubiera hecho con la posibilidad de cerrar los oidos como cerramos los ojos!
    Besos!!!

    ResponderEliminar
  9. hola pelusa estuve perdida una semana, pero ya estoy aqui, felicidades por tu premio, merecido de sobra, también me gusta serrat, mi madre lo idolatraba, y sobre los vecinos, estos también deberían traer libros de instrucción, saludos desde canarias.

    ResponderEliminar
  10. Hola, Margarita Mia: Mis saludos. Me agrada que te hayan gustado los textos... Besos!

    ResponderEliminar
  11. Pelusa querida: he disfrutado y padecido tu post, lo primero porque sacaste buen partido de la situación y lo segundo porque, también sé lo desesperante que es tener todo ese ruido que aunque sea de fondo, no deja ni vivir. ¡Celebro que llegó el café para salvarnos!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario