Proyecto 365, dia 78: "En medio del camino de la vida..."

Las bibliotecas cerradas y mi pobre poder adquisitivo conspiraron para que llevara conmigo de vacaciones lo unico que encontre en mi librero sin hojear aun: el Infierno de Dante. Ya se que puede sonar raro que no lo haya leido nunca, pero tengo una explicacion para esto.
La poesia y yo hemos llevado caminos separados desde el principio de los principios. Lo ultimo que recuerdo haber leido –y memorizado- con todo gusto en rima hace muuuuuucho tiempo, cuando recien entraba en el preuniversitario, fueron algunos sonetos de Sor Juana Ines de la Cruz ("En perseguirme mundo, ¿que interesas?/ ¿En que te ofendo, cuando solo intento/ poner bellezas en mi pensamiento/ y no mi pensamiento en las bellezas?"). Fuera de eso, salvo algunos versos sencillos de Marti y algunas canciones de Sabina y Pablito, juro que mis ojos no han repasado otras cadencias… ¿Qué le voy a hacer? ¡No me motiva!
Teniendo en cuenta el peso de estas fechas en España y siguiendo el ritmo que traia, yo habia pensado llevarme algo de Chesterton para leer, quizas la biografia de San Francisco o de Santo Tomas para estar acorde con el espiritu popular, pero viendo lo que el destino me habia puesto en las manos no dejaba de preguntarme si algo con este titulo fuera apropiado. “¡Pues claro!-me aseguraron- Es una de las lecturas tradicionales en Semana Santa”.
Y me lance desde que me abroche el cinturón en el avion…
Y no me arrepiento!
Y me gusto tanto que, aprovechando la euforia por el recien descubierto mundo de los versos, sobrecumpli la norma y me lei ademas La vida es sueño, de Calderon de la Barca…
Y hubiera seguido con el bien surtido librero de mi familia si no se me hubiera terminado el tiempo…
_____________________
En uno de esos dias grises y frios en los que no salimos de casa, andaba yo del sofa a la cama, y de la cama al mullido sillon, manta y libro en mano sin querer mover un dedo para nada mas (que tire la primera piedra quien no haya pasado un dia asi!) Pues justo en esos momentos senti a Virgilio susurrandome al oido:

“No es bueno de este modo te apoltrones”
dijo el maestro, “que entre seda y pluma
no se va de la fama a las regiones.

Quien entre el ocio su existir consuma,
No dejara mas rastros en la tierra
Que humo en el aire y en el agua espuma.

¡Arriba, sin cansancio, como en guerra
triunfa el alma luchando por la vida,
si vence el flaco cuerpo que la encierra!”

Comentarios

  1. Genial, y adoptado.

    Creo que ya sé qué libro toca releer en un futuro próximo. :-)

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. ¿te cuento algo? Yo siempre soñé con hacer teatro del siglo de oro español para el retso de mi vida, así que saber que ya leiste a Calderón de la Barca, me permite sugerirte que ahora ataques el finísmo e insospechado humor de Tirso de Molina; no solo las líneas y sus palabras inventadas, sino sus críticas sociales entre líneas que siguen aplicando. ¿Te animas?

    ResponderEliminar
  3. Ivanius: Me alegra haberte hecho una buaena sugerencia... que la disfrutes!
    Mara: Justo hoy voy a la biblioteca, pienso sacar algo de Chesterton que es lo que andaba leyendo antes de irme de vaca, pero anoto a Tirso para la proxima sin falta!
    Besos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario