jueves, 20 de diciembre de 2007

Kyoto-Yokohama

Hemos tenido la suerte de visitar un par de ciudades maravillosas en estos días: Kyoto y Yokohama.
Mientras mi esposo se afana en su investigación y va de biblioteca en biblioteca, y de maestro en maestro, yo he podido esta vez pasear un poco.
En Kyoto, los días fueron maravilloso, pero para mi sobre todo el último, cuando, gracias a un par de nuevas amigas, Azuma y Keiko, pude pasear tranquilamente por la ciudad y disfrutar de algunos entretenimientos locales.. Japonesas al fin y al cabo, desde que les avisé (hace como dos meses)que estaría por allá en estas fechas, me enviaron un mail con una primera propuesta de lugares a visitar, luego, un fax con los lugares que más seguramente visitaríamos, luego me llegó una postal con la invitación "oficial" para pasar un día juntas, y finalmente, ya en Kyoto, un par de días antes del planificado paseo, una de ellas me contactó llena de papeles mostrándome en un mapa el recorrido que daríamos, y obsequiándome folletos de cada uno de los lugares que visitaríamos y la dirección en internet de los lugares por si quería verlos ahí antes de ir en persona... Yo les decía constantemente que no se preocuparan, que para mí salir a caminar un rato con ellas y sentarnos a tomar un café ya sería suficiente, pero en realidad, no es que ellas se preocuparan en demasía, es que son japonesas... eso lo explica todo.
Aquí les pongo fotos de este paseo, que en realidad resultó mucho más divertido de lo que imaginé





En Yokohama fuimos a ver a un antiguo maestro de japonés que nos paseó por la ciudad, por la parte más turística de la ciudad: Montamos en bote (una versión futurista de la lanchita de Regla)para atravesar la famosa bahía -la puerta por la que Occidente entró en Japón a bombazos-, luego subimos en un super-rápido elevador (que alcanza los 750 mps) hasta el piso 69 del edificio más alto de Japón para disfrutar de una espectacular vista panorámica de la ciudad, y de la imponente presencia del monte Fuji... Y luego de caminar un poco más por la ciudad, terminamos en el barrio chino, conocido por ser el barrio chino más grande del mundo... Claro, nunca he visto a los chinos más organizados que aquí. Se ve que están en Japón!!




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Epílogo

“No es bueno de este modo te apoltrones”
dijo el maestro, “que entre seda y pluma
no se va de la fama a las regiones.

Quien entre el ocio su existir consuma,
No dejará mas rastros en la tierra
Que humo en el aire y en el agua espuma.

¡Arriba, sin cansancio, como en guerra
triunfa el alma luchando por la vida,
si vence el flaco cuerpo que la encierra!”

(Infierno, Dante)