domingo, 24 de junio de 2007

Carta a mi madre querida

Querida mami:

Hoy acabo de salir de una comida en casa de la profesora de chino. Ella nos invitó, junto a algunos amigos, y nos pidió que cada cual llevara algo para colaborar, porque ella sola no podía preparar comida para tanta gente. Yo no sabía qué iba a llevar, pero una amiga cubana me dió la idea de hacer papas rellenas. ¡No sabes cuánto me acordé de tí y de papi!
Yo creo que nunca había hecho papas rellenas yo sola. Pero me estuve acordando de cuando las hacíamos entre todos en la casa, y tuve que ir improvisando sobre la marcha. Gustavo me ayudó mucho. Yo cociné las papas y las pelé, mientras él iba haciendo el puré. Entre los dos las rellenamos, unas de picadillo de res y otras de queso. Estuvimos anoche como tres horas en eso. Las metimos al refri, y hoy las empanizamos y las freímos. ¡Qué ricas quedaron!! No se me abrió ni una solita.
Fue muy interesante, porque mientras las hacíamos le iba contando a Gustavo que en nuestra casa siempre las hacíamos entre todos. Que papi y yo nos sentábamos a darles las formas y rellenarlas. Me acordé hasta de la bandeja roja plástica que usábamos para ponerlas. ¿Te acuerdas? Para Gustavo también fue una linda experiencia, porque en su casa nunca habían hecho algo así todos juntos.
Y hoy, en la comida, cada cual explicó mas o menos algo sobre el plato que llevó, y yo les conté que este era un plato tradicional cubano, que en mi casa lo hacíamos entre toda la familia junta. Fue muy agradable. Y todo gracias a ustedes.
Bueno, solo quería contarte esto, para que veas que siempre te tengo muy presente.
Te mando un beso grande. Te quiero mucho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Epílogo

“No es bueno de este modo te apoltrones”
dijo el maestro, “que entre seda y pluma
no se va de la fama a las regiones.

Quien entre el ocio su existir consuma,
No dejará mas rastros en la tierra
Que humo en el aire y en el agua espuma.

¡Arriba, sin cansancio, como en guerra
triunfa el alma luchando por la vida,
si vence el flaco cuerpo que la encierra!”

(Infierno, Dante)