lunes, 26 de marzo de 2007

Mas noticias desde mi mundo ideal.



Knut: el oso famoso

Un fenómeno de enamoramiento colectivo ha desatado en Alemania el osito polar Knut, máxima estrella del zoológico de Berlín.
Tiene apenas 16 semanas de vida y ya es una superestrella, cuya fama ha traspasado las fronteras de Alemania: Knut, el osito polar que parece un pompón, apareció en portadas de diversos periódicos europeos y se ha convertido en un imán de público en el zoológico de Berlín. Más de 30 mil personas hicieron largas colas este fin de semana para verlo jugar en vivo y en directo, y sucumbieron de inmediato a sus encantos.

Knut, el bebé de oso polar que se ha ganado los corazones de los berlineses tuvo este viernes su "presentación en sociedad" y, de la mano de su "madre adoptiva", el cuidador Thomas Dörflein, y de su nuevo "padrino", el ministro de Medio Ambiente, Sigmar Gabriel, se mostró por primera vez al público. Centenares de cámaras de televisión de todo el mundo se habían congregado el viernes por la mañana ante el reservado elegido por los responsables del Parque Zoológico de Berlín para presentar a su club de fans a este oso de cerca de cuatro meses y nueve kilos de peso.

Cientos de camarógrafos acudieron al encuentro con el osito.La prensa se encarga de ponernos al día de cada uno de sus pasos. Sabemos, por ejemplo, que el estrellato no le ha causado problemas, ni menos insomnio: Knut pasó el domingo una muy buena noche. Sabemos también que pesa 9,5 kilos, come con apetito y sube, en promedio 200 gramos diarios. Mucho más no hay para contar. Ni es necesario, porque basta ver a Knut en cualquiera de sus actividades osunas para sentir que el alma se alegra y la sonrisa aflora en grandes y chicos.

La comunidad de aficionados de Knut había ido creciendo en los últimos meses a medida que aumentaba la curiosidad de ver "en persona" a este animal que el zoológico había decidido mantener apartado del público mientras no estuviera garantizada su supervivencia.
"La gente está harta de las malas noticias, por eso les encanta lo bonito y lo bueno que representa Knut", señala el zoólogo Heiner Klös, buscando explicación a los raudales de amor que ha generado el osito polar. A ello se suma probablemente la compasión que despertó la triste historia inicial de este osezno, rechazado por su madre a poco de nacer, que sólo sobrevivió gracias al cuidado humano.

Durante las dos horas que duró su presentación en público Knut demostró todas sus dotes de estrella y enseñó todo el muestrario de gestos que hacen derretirse hasta al más duro. Knut retozó todo lo que pudo, se bañó en una pequeña poza, corrió detrás de su cuidador y acabó en brazos de él succionando su dedo como señalando que había llegado la hora del biberón.

¿Quién podría resistirse a sus encantos? O la consternación provocada por un par de propuestas aisladas de sacrificarlo, debido a que no había sido criado de una forma acorde a su especie. Algo inconcebible para los cuidadores del zoológico y para las legiones de admiradores del animalito. En suma, el caso de Knut tiene un verdadero cocktail de emociones que ofrecer y, lo que es más importante, un desenlace hasta ahora feliz, que se traduce en un saludo a la vida.

El éxito mediático de Knut culminó al ser apadrinado oficialmente por el ministro de Medio Ambiente, quien además anunció este viernes que lo utilizará como símbolo para la próxima conferencia mundial sobre protección de las especies que se celebrará este año en Bonn.
"Hay pocos animales que simbolizan tan bien las consecuencias del cambio climático como el oso polar, pues sin hielo dejará de haber osos polares", señaló Gabriel, quien apuntó que ya hoy esta especie empieza a tener problemas para encontrar alimento debido al proceso de deshielo que ya está en marcha.

"Knut tut gut" (Knut hace bien) es un slogan que todos comparten.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Epílogo

“No es bueno de este modo te apoltrones”
dijo el maestro, “que entre seda y pluma
no se va de la fama a las regiones.

Quien entre el ocio su existir consuma,
No dejará mas rastros en la tierra
Que humo en el aire y en el agua espuma.

¡Arriba, sin cansancio, como en guerra
triunfa el alma luchando por la vida,
si vence el flaco cuerpo que la encierra!”

(Infierno, Dante)