domingo, 31 de diciembre de 2006

Eragon





Este es uno de los temas que tenia pendiente...

No creo que sea la unica ni mucho menos a la que se le desperto la pasion por los dragones despues de ver esta pelicula. Todavia no he leido los libros, pero me encantaria hacerlo lo mas pronto posible.

Lo cierto es que esa relacion - yo diria fusion de almas - no le es ajena a nadie. Digo, uno ve algo como lo que plantea esta peli y se siente identificado hasta los tuetanos, no tanto con el muchacho, Eragon (que mas bien parecia un surfista fuera de terreno) sino con el dragon, el fantastico ser que lo eligio como su jinete....
Salimos del cine pidiendo a gritos que nos devolvieran nuestros dragones, y lamentando el triste destino que se ha auto-forjado el ser humano, en el que no hay cabida para bestias tan maravillosas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Epílogo

“No es bueno de este modo te apoltrones”
dijo el maestro, “que entre seda y pluma
no se va de la fama a las regiones.

Quien entre el ocio su existir consuma,
No dejará mas rastros en la tierra
Que humo en el aire y en el agua espuma.

¡Arriba, sin cansancio, como en guerra
triunfa el alma luchando por la vida,
si vence el flaco cuerpo que la encierra!”

(Infierno, Dante)