viernes, 29 de septiembre de 2006

El otro Mexico.

Hay tantos lugares en Mexico, dentro de esta misma ciudad, que aun no conozco!!!
El otro dia, por ejemplo, me fui a buscar una tienda donde venden un cierto tipo de velas en especial. Una amiga me dijo que estaba muy cerca de la estacion del metro Insurgentes, a solo media cuadra. Yo nunca habia salido del metro en esa estacion, pero pense que, si la tienda estaba tan cerca, no habria problema alguno. Asi que, decidida a comprar mis velas, me dirigi alla.

La estacion como tal, en el anden aun, es muy peculiar, pues las paredes estan llenas de frescos hechos al estilo de los carteles de la decada de los 30 o 40. Es algo un poco confuso y barroco, pero todo en tonos terra muy agradable de ver. Saliendo de la estacion es otra cosa. Hasta ahora, todas las estaciones que he conocido, eran por fuera una simple entrada al subterraneo, casi siempre posicionadas en una avenida principal. Pero esta era un tanto diferente.

Cuando sali, lo primero que me impresiono fue la cantidad de gente. Claro, esto en Mexico no es raro. Lo raro es que la gente estaba como disfrutando del lugar. O sea, no estaban de paso, sino que habia muchos estudiantes sentados en unos muros, o acostados en el cesped de un jardin; y otros muchos transeuntes que entraban en un sinfin de tiendas, restaurantes, librerias... que habia alli. Y es que la estacion esta dentro de una rotonda en la que confluyen varias calles principales, y esta como "protegida" dentro de un centro comercial cuya forma es redonda.

La amiga no me habia dicho nada de esto, y yo no tenia la menor idea de por donde salir de alli, porque, por supuesto, tenia un sinfin de salidas. Al fin, luego de vagar un rato por dentro, me decidi a salir por la salida que mas cerca encontre. Error. La salida era cortada por un enorme edificio de cristales grises a cuya sombra se dejaban reposar unos jovenes evidentemente drogados o sabra Dios en que estado. Por raro que parezca, nunca habia visto esto en Mexico. Claro que sabia que existia, pero no lo habia visto aun.

Extranjera al fin y al cabo, no les pase desapercibida y uno de ellos se levanto y se adelanto para pedirme unas monedas. Me asuste, pero reuni todo el poder personal que pude, y me di media vuelta para regresar a la rotonda. Ya no mire mas hacia atras, pero senti como otros tambien se levantaban y uno de ellos, pensando que yo no hablaba español, me pidio nuevamente una moneda en un ingles mas que bien hablado. Esto me intrigo. Evidentemente, esos muchachos no eran unos vagabundos, habian recibido educacion... ¿que hacian alli entonces en ese estado?

Me sente dentro de la rotonda cerca de unos estudiantes para pasar el susto... Pero estos tampoco eran estudiantes como los que veo por otros lugares del DF. Estaban todos con los cabellos de todos los colores posibles, con todo tipo de complementos estrafalarios superpuestos al uniforme, y hablando en algun dialecto que yo no entendi...

Me movi a otro lugar, todavia dentro de la rotonda y llame a mi amiga: "Ya estoy fuera de la estacion pero, por favor, por donde es que tengo que salir para llegar a la tienda??" "Ahora no puedo hablar. Te marco en unos minutos."-fue su respuesta. Alli espere un rato, pero como el tiempo pasaba y yo tenia que entrar a trabajar un poco mas tarde, me aventure a salir nuevamente de la rotonda, pero esta vez, por el lado completamente opuesto al primero.

Nunca tan bien dicho!!! Este lado era el opuesto en todo al primero que habia visto. Era un boulevar magnifico, lleno de jardines muy bien cuidados, tiendas de marca, restaurantes a todas luces elitistas, con estatuas en el medio del camino que alegraban la vista... Camine un par de cuadras por ahi, sin perder de vista la entrada a la estacion, hasta que llegue a la Avenida Reforma. Ahi, di media vuelta y, disfrutando aun, regrese por el mismo camino (por mucho que hubiera querido conocer un poco mas, luego de aquel primer intento, no quise aventurarme ni siquiera a darle la vuelta a la manzana.)

A punto de entrar nuevamente al metro, ya cuando el tiempo para llegar al trabajo era casi el justo, me llama mi amiga: "Encontraste la tienda?" "No hija, pero ya me voy a trabajar. Otro dia sera". Acaba de ver otro Mexico bien diferente al que veo todos los dias. Yo vivo al Sur, y lo prefiero.

domingo, 24 de septiembre de 2006

Longina

En el lenguaje misterioso de tus ojos
hay un tema que destaca
sensibilidad,
y en las sensuales lineas de tu cuerpo hermoso
las curvas que se admiran
provocan ilusion.
Y es la cadencia de tu voz tan cristalina,
tan suave y argentada,
de ignota irrealidad;
que impresionado por todos tus encantos
se conmovio mi lira
y en mi, la inspiracion.
Por ese cuerpo poblado de bellezas,
tus ojos soñadores,
tu rostro angelical.
Por esa boca de concha nacarada,
tu mirada imperiosa
y tu andar señoril.
Yo te comparo con una santa diosa,
Longina seductora,
cual flor primaveral.
Y ofrendandote con notas de mi lira,
con fibras de mi alma,
tu encanto juvenil.
***************************************
¡Esas si eran maneras de decir las cosas! ¿A que mujer no le gustaria que le hablaran asi?

Tlayacapan

Esta semana tuvimos un viaje a un pueblo prehispanico de nombre Tlayacapan. Yo estaba completamente en contra de ir, pero como a veces las cosas son por Dedocracia y no por eleccion, nos fuimos el miercoles en la tardecita.

Despues de dos horas de viaje, ya mi animo se estaba restaurando gracias, sobre todo al hermosisimo paisaje que veiamos. Y termino de componerse cuando llegamos a la "casa huerta" de la profesora que nos llevo. Una casa de piedra, de puntal alto, llena de cristales por doquier y ceramica tradicional, rodeada de plantas, con una vista impresionante desde cualquier ventana o terraza... en fin, el paraiso (sin exagerar).

La comida de ese dia, tradicional por supuesto, fue pozole ( una especie de caldo de un maiz especial, blanco y muy grande, con carne de cerdo y pollo) y taquitos dorados (tortillas de maiz rellenas con masitas de pollo y luego fritas, cubiertas con crema, queso y chile). Ahi se nos unieron un grupo de jovencitos japoneses que venian a conocer los sembrados de la profesora.

Esa noche dormimos en casa de un amigo de la profesora. Curiosa la casa, bonita, acogedora, llena de maderas, pero inquietante. Estaba vacia, y dormimos alli solamente mi esposo y yo, pero a mi me costo conciliar el sueño a pesar de lo cansada que estaba por el viaje. Se sentian cosas raras, y no quiero especular sobre esto. Lo cierto es que, tanto mi esposo como yo tuvimos pesadillas esa noche y nos despertamos antes de que amaneciera.

El desayuno al dia siguiente fueron frutas y jugo, que fuimos a comprar junto con los otros muchachos del Colegio a una tiendita preciosa en el pueblo. Preciosa por pequeñita, abarrotada de las cosas mas disimiles hasta el techo, desde frutas y panes hasta artesanias, vajillas... todo lo que uno pudiera imaginar vendian alli. Y completaron el desayuno con huevos revueltos a la mexicana (esto es revueltos con tomate, cebolla y chilitos que no pican) y tortillas de maiz azul.

Eso fue una suerte, porque luego del desayuno salimos a hacer una caminata programada para una media hora y que duro una hora y media. Nos mostraron unos estanques prehispanicos que construyeron para almacenar agua potable, para la gente y para los animales, y que estuvieron utilizando hasta los años 70 del siglo pasado, que fue cuando les llego el acueducto. Tambien nos contaron la historia de una iglesia pequeñita y de su virgen milagrosa, que no queria irse de ahi, y cuando trataron de moverla a otro pueblo, la virgen regreso de noche a su altar.

Y luego caminamos muchisimo, admirando el paisaje, luchando con el barro del piso, con los bichos y el sol. La profesora nos mostro los cultivos organicos en los que han estado trabajando, y como los fertilizan; los estanques que han construido para recolectar el agua que baja de la montaña y muchas muchas cosas que han hecho entre todos, porque la profesora tuvo la iniciativa de comenzar una cooperativa en el pueblo y ha ido creciendo bastante.

Yo, que ese dia me levante protestando por todo, y diciendo que nunca mas queria verme involucrada en algo asi, termine el paseo asoleada, cansada y muy contenta, segura de querer reincidir solo por otro paseo como ese.

La comida la hicimos en la casa de un señor que se llama Angel, pero al que todos nombran "El Diablo", donde celebraban el cumpleaños de una mujer bien simpatica. Comimos arroz a la mexicana con pollo cubierto con mole verde, y de postre, el pastel de cumpleaños de la señora. Habia un cantante vestido como marichi deleitandonos con todo tipo de canciones mexicanas que, la verdad, era muy talentoso. Le pedimos que nos cantara "La Malagueña" (aquello de "Que bonitos ojos tienes, debajo de esas dos cejas...") que no es nada facil y la canto con mucho gusto y muy bien, a pesar de que le puede sacar el aire a cualquiera la dichosa cancioncita.

Los japonecitos, para homenajear a la cumpleañera, se vistieron con sus trajes tradicionales y ejecutaron una danza alrededor de la mesa. Y, por supuesto, la siguiente atraccion fuimos nosotros, los cubanos, que tuvimos que cantar una cancion. ¡Que pena al darnos cuenta que no nos sabiamos ninguna! Al final, terminamos cantando La guantanamera de la que, por suerte, mi esposo recordaba los versos. Esto nos ha puesto a pensar que debiamos tener algo mas en nuestro repertorio que representara bien a nuestro pais si nos vemos nuevamente en una situacion como esa, y hemos estado recordando y ensayando canciones bien bonitas cubanas de la trova tradicional. ¡A ver como nos sale todo!

Luego regresamos a la casa huerta y, despues de un seminario que tenian programado, tuvimos la cena de despedida, que consistio en una "Elotada" (esto es una gran asado que organizaron, donde los protagonistas, por supuesto, fueron los elotes -mazorcas de maiz tierno- que luego comimos con sal y limon). Y salimos corriendo, porque perdiamos el ultimo autobus que nos llevaria de regreso al DF.

Se mequedan muchas cosas por contar, pero por ahora esta bien. Fue una muy linda experiencia.

jueves, 21 de septiembre de 2006

The Devil Wears Prada

Yo tambien necesito un consejero de vestuario y un cambio de look urgentemente!!!

miércoles, 20 de septiembre de 2006

The Fashion World y la espiritualidad

Aqui estoy de nuevo...

En realidad tengo muy poco que contar... salvo que me estoy volviendo loca con el momento que estamos viviendo, que acabo de conocer lo que es el stress, que no soporto las indecisiones ni las inseguridades, y que seguimos iendo al cine cada vez que podemos.

Este sabado nos fuimos a ver "El diablo viste a la moda " o "The Devil wears Prada", con la siempre fabulosa actuacion de Meryl Streep. Una pelicula refrescante, divertida y que nos deja con una muy buena sensacion. Con aquella misma buena sensacion que nos dejo por años "Pretty Woman" de Julia Robert y Richard Gere...

A lo mejor puedo ser tachada de infantil, sentimental, incluso superficial... pero no puedo negar que ambas peliculas me han ayudado mucho en mi vida. Cada loco con su tema, no?! Esta, la de la Streep, me acaba de decir que las frivolidades son tambien necesarias en la vida, que uno no puede andar por el mundo vestida sin la menor vanidad porque no esta haciendo otra cosa que "demostrarle a los demas que en realidad me considero taaaan importante por dentro que poco me importa mi aspecto exterior" -con el muy acertado decir de Meryl Streep en la peli.

Pero, otra cosa que me dijo la peli es que, a pesar de que las frivolidades son necesarias, no son lo mas importante y no podemos permitir que la fascinacion que emiten nos envuelva a tal punto que olvidemos nuestra forma de ser, lo que es realmente importante para nosotros. No podemos negarnos a nosotros mismos por andar con unos cuantos trapos de marca encima, sino que hay que aprender a hacer congeniar esos dos mundos, el exterior y el interior, de modo tal que seamos lo mas agradables e interesantes para los demas... y, sobre todo, para nosotros mismos.

Recuerdo que una vez le dije a una amiga, como respuesta a su pregunta, que la espiritualidad es muy importante, que es fundamental para llegar a ser un ser humano completo encontrar la autorealizacion, pero que para ello debemos estar contentos con la imagen que vemos a diario en el espejo... Sin esto, probablemente nuestra busqueda espiritual se transforme en un escape de la realidad que estamos viviendo, y asi no creo que podamos llegar a ninguna parte.

Sigo siendo de la misma opinion, sobre todo despues de ver esta pelicula. (Les tratare de poner el trailler de la peli para que lo vean, si pueden.)

Ah! Se me olvidaba... Isabel Fernandez de Amado-Blanco estaria completamente de acuerdo con este escrito de hoy... Ella era una especie de Miranda (Meryl Streep) con todo el glamour, la capacidad y un poco menos de severidad que el personaje. Y este es un llamado a los cubanos, a las cubanas, a que se pregunten quien era esta mujer maravillosa que ha influido en nuestra vida mucho mas de lo que nosotros mismos podemos imaginar. Para darles una pista, les cuento que fue la fundadora de la famosa casa de modas "La Maison" entre otras muchas cosas que han hecho historia en La Habana.

domingo, 17 de septiembre de 2006

Triste septiembre en MEXICO

"¿¿Que le paso a los mexicanos este año??"- le pregunte a un amiga y me respondio, laconica y tristemente: "Entre las elecciones, el reguero electoral, los seguidores de AMLO, el aumento de la violencia... la gente prefiere salir de la ciudad."
Eso es una gran pena. El año pasado fue mi primer septiembre aqui, y era contagiante la felicidad de los mexicanos, su orgullo nacionalista, la alegria... Habia banderas por todas partes, sus colores estaban en las puertas de las casas, afuera de los negocios, en las cintas de los peinados de las niñas, en la ropa de la gente, en los autos, en la comida... Uno caminaba por cualquier calle y habia musica, alegria, petardos, y de noche fuegos artificiales, fiestas, sonrisas...
Es, repito, una gran pena que por politica, por un fraude electoral, por el capricho y el apego al poder, este pueblo se deje arrebatar de esa manera sus tradiciones. Porque septiembre es su mes patrio, y la Patria la componen todos los mexicanos, no solamente los politicos con sus bajezas y vilezas.
Es triste ver las taquerias cerradas cuando el año pasado no se daban abasto porque, en septiembre, no se come otra cosa que lo tradicional. Era una delicia sentirse inundado de los olores de la comida. ¡Que maravilla los Chiles en Nogada! ¡Y cuantas casas vacias este año! Cualquier pinche politico puede venir y revolverlo todo a tal punto que la gente inmediatamente prefiere salir de la ciudad, pasarse sus fiestas en algun rincon para vacacionar. Es siempre mas facil abandonar, no?
¿Donde esta el espiritu de aquellos niños heroes que defendieron una vez ellos solos el castillo de Chapultepec? ¿Donde quedo la magnificencia de aquel pueblo que construyo maravillas como las piramides? ¿Que paso con el alma emancipadora tradicional mexicana? ¿tiene que venir otra Doña como Maria Felix a recordarles lo que es ser mexicanos?
Yo no soy quien, estoy de acuerdo, para venir a arengarles con todo esto. No soy mas que una extranjera entre ustedes que a lo mejor no comprendo ni una minima parte de este pueblo, pero no puedo dejar de sentirme apenada. Los veo como uno de los pueblos mas fuertes, trabajadores, sencillos, hermosos que he conocido, y a mi, como cubana, me llegan bien cerca de mis fibras mas intimas. Y me apena que cualquier tonto les arrebate unas fiestas y un descanso que bien merecido se lo tienen.
¡Cuidate, Mexico lindo y querido, de caer en manos de cualquier politico y dejarte quitar tu felicidad por un capricho suyo! Se trata de unir, se trata de desarrollarse, se trata de ayudarse mutuamente... no de dividir y encapricharse. Son otros tiempos.

sábado, 2 de septiembre de 2006

Al fin!!

Al parecer, mis entradas a este diario van a ser menos frecuentes de lo que desearia yo misma, por lo menos por el momento. Pero esto, de alguna manera, me ha ayudado a liberarme por fin con el papel, el lapiz y las ideas.
Afortunadamente, y no se debido a que exactamente, a principios de la semana pasada me sente a escribir y aun no he parado.
Termine un cuento que me encanto. Me gusto el tema, fue un placer hacerlo y otro, aun mas grande, ver la reaccion de mi esposo al leerlo. Se rio cuando se suponia que debia hacerlo, y se entristecio al final, justo cuando era necesario. Termino diciendome que por primera vez habia escrito algo que el consideraba publicable.
Y luego, como en las manos y en todo el cuerpo me hormigueaban aun los deseos de escribir, empece algo mas, que no se si parara en un cuento o se extendera un poco mas. Sigue siendo placentero el hecho de escribirlo y eso es un termometro muy particular para saber que va quedando bien.
Si termino haciendo algo con ellos, o no, ya se enteraran lo antes posible.
Los quiero.
Epílogo

“No es bueno de este modo te apoltrones”
dijo el maestro, “que entre seda y pluma
no se va de la fama a las regiones.

Quien entre el ocio su existir consuma,
No dejará mas rastros en la tierra
Que humo en el aire y en el agua espuma.

¡Arriba, sin cansancio, como en guerra
triunfa el alma luchando por la vida,
si vence el flaco cuerpo que la encierra!”

(Infierno, Dante)