jueves, 24 de agosto de 2006

Encuentro con Jane Austen

Bueno, pues mil disculpas por haberme mantenido tanto tiempo sin escribir, pero estamos sumamente ocupados con unos tramites infames, largos, costosos y aburridos (como todo buen tramite) que no podemos eludir. Para colmo no tengo por ahora internet en el trabajo por lo que me es mas dificil sentarme a escribir. Los cafe-internet son buenos, pero no muy comodos y muy poco privados.
Por otra parte, el poco tiempo que me queda libre lo estoy empleando en leer mucha literatura. Ahora -y gracias J.A. por el impulso- estoy leyendo literatura inglesa. Aunque aun no he llegado a Chesterton, estoy disfrutando enormemente con Jane Austen. Despues de haber visto la pelicula basada en Orgullo y prejuicio (la mejor pelicula de la temporada, con mucho), me quede picada con la curiosidad de seguir leyendo cosas de ella.
Hace poco me bebi en un par de dias "Lady Susan", maravillosa novela de genero epistolario donde dibuja perfectamente los caracteres humanos... Y ahora acabo de empezar "La abadia de Northanger". No he leido mas que el primer capitulo, por lo que no puedo decir mucho de ella aun, pero promete.
Leyendo los prologos de estos dos libros me entere que esta autora es comparada con los mas grandes de la literatura inglesa. "La felicidad del hallazgo de una nueva obra de Jane Austen solo puede ser superada por el hallazgo de una obra inedita de Shakespeare"- decia en el primero, y en el de este segundo libro afirman: "Su renombre se hace cada dia mas inaccesible a las fuerzas destructivas del tiempo y de la moda fugaz. (...) Macaulay la compara unicamente con Shakespeare." Esto me parece sorprendente. Sobre todo teniendo en cuenta que ella nunca se caso, y vivio con sus padres casi toda su vida, tuvo una muerte precoz a los 42 años y no conocio mas que dos o tres poblados de Inglaterra, en los que vivio por largo tiempo. De ella han dicho que "tuvo una vida sin eventos memorables, salvo la publicacion de sus obras."
Esto viene a confirmarme la importancia de crearse un mundo interior lo mas extenso posible, insondable. Todo nace de ahi.

martes, 15 de agosto de 2006

Amiga

Estuvimos este fin de semana a ver una pelicula: "Havoc" o "Perturbadas" (como la titularon en Mexico). La peli, como ya dije, no es muy buena, pero verla en el momento en que retomo una muy linda y entrañable amistad con una amiga de la adolescencia, me ha puesto a pensar.

El film presenta problemas por los que pasa toda generacion que atraviesa un periodo tan dificil como la pubertad. Yo tambien pase por la version cubana de las bandas, fui a muchisimos conciertos de Rock, incluso probe sustancias "prohibidas" (nunca fuertes, por suerte)... Y no me arrepiento de nada. Pienso que es un submundo que hay que conocer -porque en el mundo de hoy hay que ser un necio para pensar que tus hijos no van a pasar por ahi- y del que hay que salir a tiempo e indemne. Eso, me parece, es un don. Pasar por el lodo con un minimo de salpicaduras en los bajos de la ropa. Aprender a estar, como el Buda, sobre el mundo, con un pie en él, pero sin mancharte.

Cuando te levantas de la butaca del cine, te vas con la sensacion de que es decepcionante que la humanidad tenga que buscar emociones taaaan fuertes y degradantes para sentirse viva, para saberse reales. Pero, al mismo tiempo, no tienes a quien culpar: los adolescentes del film son asi por sus padres, por la poca atencion, por el desamor... Ok, pero, y los padres? Son acaso ellos culpables? Como era el mundo cuando ellos a su vez eran adolescentes? Acaso era mas amable para con ellos que como es actualmente para con sus hijos?

Por otra parte, esta la relacion de las muchachas del film, de las dos protagonistas... Y lo veo justo ahora que reaparece Mi amiga en mi vida... ¿o es que nunca salio de ahi?. Me he dado cuenta de muchas cosas, de cuánto la he extrañado todo este tiempo, de lo bueno que se siente tener una Amiga, alguien en quien verterte con cariño, con confianza... Es algo realmente dificil de conseguir...

Lograremos nosotras recuperar esa entrega incondicional de sentimientos y experiencias que habia cuando ni siquiera pensabamos en eso? No lo se. Pero en todo caso creo que es muy valioso que exista alguien en el mundo que piense en mi en estos momentos con cariño, como yo pienso en ella.

Ya venia yo desenterrando recuerdos, momentos compartidos, unos buenos, otros no tanto; y al ver esta peicula me acorde de muchisimas otras cosas... bien lindas. Por todo esto, queria agradecerte, querida amiga (espero que sepas quien eres), porque eres parte integrante fundamental de la persona que he llegado a ser, y ya para siempre inseparable del ser humano que sere, al menos en esta vida.

Y queria agradecer a todas mis otras amigas y amigos - por que no?- que ha puesto su granito en mi formacion, como quizas yo lo he dejado en la suya. Gracias por estar ahi!!!!

viernes, 4 de agosto de 2006

GRANIZADAAA!!!!!

Ayer vivi una de las peores y mas escalofriantes (literalmente hablando) experiencias que he tenido nunca.

El clima ayer poco a poco se fue poniendo bien feo. "Buena lluvia caerá hoy" -pensé yo, no sin cierta molestia porque sabía que llovería a la hora en que salgo del trabajo. Y, efectivamente, cerca de las 8 de la noche comenzó a llover y a cada minuto la lluvia caía mas y mas fuerte, hasta que el estruendo era horrible. "Debe estar cayendo granizo"- le comenté a una muchacha que estaba sentada frente a mí.

Y si, caía granizo, pero de una manera espeluznante. Por el sonido, los golpes contra las ventanas y la puerta de cristal, se podía decir que estaban bombardeando al ciudad. Y no se piensen que eran pequeñas gotitas de hielo, eran casi piedras de 5 cm!!!

Nunca había yo vivido algo así. Me sentí muy rara, primero con miedo por lo desconocido y nuevo de la situación, y luego me sentí casi eufórica, yo creo que motivada por el ensordecedor ruido de la granizada que se extendió más de tres cuartos de hora.

Al final, cuando solo quedaba una lluvia bastante fuerte aún, pero nada comparada con la granizada, los resultados eran espantosos: la calle repleta de hielo que alcanzaba casi una cuarta de altura; los autos varados sin poder avanzar por el hielo y el agua; la vegetación destrozada (no quedó una sola hoja en los árboles); y, `para completar, las temperaturas bien bajas.

Así me decidí a salir del trabajo, cerca de las 10:15 pm, para llegar a mi casa. El hielo me cubría hasta el tobillo en cada pisada mientras estaba sobre la acera, y en la calle el agua llegaba incluso un poco más arriba. Llegué finalmente hasta la avenida Revolución, la más cercana, y estuve una media hora tratando de abordar un transporte público. Los que pasaban, pocos, no paraban. Hasta que un alma caritativa se detuvo y fué recogiendo desafortunados transeúntes por toda la avenida.

Cuando llegué al punto del trayecto en que me encontraría con mi esposo, no tenía palabras para contarle lo sucedido. Tiritando de frio y como pude traté de explicarle la hecatombe que había vivido. Más tranquilo de lo que se pueda imaginar, sonrió y me dijo: "Así es una nevada en Rusia, más o menos." Ya en casa, tardé muuuucho rato para que mis pobres pies congelados tornaran a la vida.

Pero la historia no termina ahí. Hoy, de regreso al trabajo, no pude menos que sobrecogerme ante la vista que se me ofrecía. Tengo la impresión de que una guerra, bombardeo incluido, había tenido lugar la noche anterior. Está todo desvastado, las calles empapadas con montones de hielo por doquier y los pobres jardines acabados. No quiero ni pensar en lo que habrán vivido los pobres animalitos, los pájaros, los perros callejeros...

Mucha gente comentaba que eso había sido un castigo del cielo para la gran acampada que está manteniendo Lopez Obrador en una de las arterias mas importantes de la ciudad.

¿Quién sabe?
Epílogo

“No es bueno de este modo te apoltrones”
dijo el maestro, “que entre seda y pluma
no se va de la fama a las regiones.

Quien entre el ocio su existir consuma,
No dejará mas rastros en la tierra
Que humo en el aire y en el agua espuma.

¡Arriba, sin cansancio, como en guerra
triunfa el alma luchando por la vida,
si vence el flaco cuerpo que la encierra!”

(Infierno, Dante)